Editorial de Javier García Isac en Radio Ya: El colmo de la vergüenza: termina el luto oficial sin una cifra de muertos real: