Una buena parte de la población española está reaccionando ante los agitadores de extrema izquierda en los platós de televisión y manifiestan una gran hostilidad sobre los que insultan y descalifican de forma permanente a ellos y a sus ideales, fomentando el odio. Cristina Fallarás, tras llevar toda la vida provocando e insultando impunemente ya empieza a encontrar el zapato de su medida.

Risto Mejide quiso consolar a su colaboradora de ‘Todo es mentira’, Cristina Fallarás que “está realmente acojonada por las amenazas que recibe últimamente. Se recoge lo que se siembra. Ella que no tiene ningún reparo en descalificar e insultar a Vox, a los franquistas y a todo lo que considera ultra, sufre en sus carnes las consecuencias de su mal obrar.

Y además acusa al periodista de El Mundo Javier Negre por decir la verdad, que era una de las culpables de las muertes producidas por el coronavirus porque participó en la organización del 8-M. Alega que a raíz de ello ha recibido amenazas. Y lo quiere denunciar. Por esa regla serían legión el número de españoles que tendrían que denunciar a ella por incitar al odio y a la violencia de manera totalitaria como en las peores dictaduras.

Según ella a raíz de las palabras de Negre un hombre le siguió a gritos llamándole ‘asesina’, y es un episodio que ya se ha repetido en dos ocasiones”. “De manera que ya no puede salir a la calle sola y trata de que nadie se entere quienes son sus hijos, para que no tomen represalias contra ellos”.