Los genocidas jamás surgen de la nada. Hay toda una “real” alcurnia detrás de "Kill" Bill Gates. Y una serie de causales "coincidencias".

¿Casualidades?

Uno. En la década de los noventa, Bill Gates, jefazo de Microsoft, comienza a llamar "virus" a los errores de los softwares de nuestros ordenadores. El bonachón de los cojones de Willy (como nuestro Rey Elefante) no tardará en ofrecernos también los correspondientes "anti virus". El "virus" instalado en cada ordenador: alegoría de una amenaza, tan servicios secretos. Una amenaza que debía de ser combatida con un "anti virus".

kill_bill_1

Dos. En torno al año 2000, comienzan a financiarse en Hollywood una cantidad cada vez mayor de películas de corte apocalíptico, donde el argumento de unas vacunas que “salvan” el planeta de unos supuestos virus mortales se repite una y otra vez. Pelis financiadas por el bonachón de los cojones, obvio.

Tres. Avanzado el cambio de milenio, el Bill Gates de las ordenatas, los virus y los anti virus, reaparece ante la opinión pública como un "filántropo", muy preocupado junto a su esposa, por el "problema" de la "superpoblación" mundial. Juntos recorren todo el planeta dando conferencias donde avisaban, curioso, que la "superpoblación" mundial podía “solucionarse”, entre otras cosas, con "una buena campaña de vacunación".

Cuatro. En el año 2005, dentro de la absurdamente bautizada como "guerra contra el terrorismo", Bill Gates, anuncia que la acción del llamado "gen de Dios" en el ser humano, puede ser suprimida mediante vacunas. Sic

Kill_Bill_Gates

¿Más casualidades?

Cinco. En el año 2009, la Organización Mafiosa de la Salud, "casualmente", modifica la definición de "pandemia". Ya no importa la gravedad, lo que importa es la expansión de la enfermedad en cuestión. Un par de personas enfermas, en dos países distintos: esto ya sería declarado "pandemia".

Seis. A partir de 2010 comienzan a modificarse en la mayoría de los países todas las leyes vinculadas a la vacunación.

Siete. En octubre de 2019, tres meses antes de que en China “brote” el coronavirus, se lleva a cabo el Evento 201, donde se ejecuta un simulacro de una "pandemia mundial", a modo de “ensayo” sobre cómo actuar ante esta "posible" amenaza.

Ocho. El inexistente Sars-Cov-2 provoca, "casualmente", el primer secuestro domiciliario de la historia donde se aísla a población sana y no solamente a la enferma. En dicho encierro, "casualmente" se nos prohíbe realizar todas las actividades que fortalecen el sistema inmunitario y que, en definitiva, nos humanizan: amar, trabajar, socializarnos, respirar saludablemente, tomar sol. La vitamina D, clave.

Las casualidades no existen

Nueve. Es la primera vez en la historia de las enfermedades, "curiosamente", donde una presunta enfermedad con un nivel de mortalidad tan bajo (0,01%) recibe tanta publicidad y financiación, en todo el mundo y al mismo tiempo.

Diez. Y es la primera vez, en la historia de las enfermedades, donde todos los gobiernos del mundo han puesto un “asombroso” empeño en vacunar por ley a la población, resultando que la recuperación de los afectados por la presunta covid-19 deviene del 99,9 %. La campaña de “vacunación” más innecesaria en la historia de las vacunas, vaya...

KILL_BILL_GATES_Genealogia

“Casual” coda

…Y recordemos, otra vez, a Franklin D. Roosevelt. “En política, nada ocurre por casualidad. Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro que fue previsto para llevarse a cabo de esa manera”. Y previsto a lo largo de muchísimo tiempo, agrego. En fin.