A raíz  de la reciente anulación del impuesto de plusvalía por el Tribunal Constitucional, y que el equipo de Gobierno municipal de Tarragona ha pedido a la oposición la “colaboración” para subir más impuestos en otras partidas presupuestarias,  el partido político TÚpatria en Tarragona, se posiciona en contra al respecto “votando no” a dicha propuesta.

 

El partido le parece descabellado y una locura subir impuestos, ya que de por sí solo sirve para frenar el crecimiento de cualquier economía, pero aún es más grave aumentar los impuestos en tiempos de crisis, dónde siempre se aumentan los impuestos a los mismos afectados: Familias, trabajadores, autónomos y PYMES.

 

Además, el Ayuntamiento cerró el año 2020 con superávit económico de 11 millones de euros, sin olvidar que el propio Alcalde, Pau Ricomà, calculó a principios de 2021 obtener un superávit de más de 380.000 euros, de la cual, nos preguntamos en que se ha gastado todo el superávit obtenido, y por qué este cambio de previsiones calculadas para este año.

 

La idiosincrasia de TÚpatria es bajar los impuestos para reactivar la economía (como la local) para que se puedan abrir negocios, se puedan crear puestos de trabajo y que la gente pueda consumir, sin estar preocupados de estar trabajando para pagar solo impuestos y  vivir tranquilamente para llegar a final de mes.