La Asociación de Vecinos de La Cabaña presidida por Antonio Gómez, representantes de la Asociación de Vecinos Revitaliza Pozuelo y de la Plataforma Salvemos Montegancedo se congregaron de manera espontánea a las puertas del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón cuando acudían al pleno municipal para trasladar su malestar a la Alcaldesa Doña Susana Pérez Quislant por pretender cargar con un nuevo impuesto al implantar la zona SER en su colonia.

Es una incongruencia por parte de la Alcaldesa -una más- decir bajar los impuestos y penalizar a los vecinos de La Cabaña con un nuevo impuesto al aparcamiento como es la implantación parquímetros en su colonia.

Los vecinos gritaron “El SER en La Cabaña ni se pone ni se apaña”, “Menos pago de aparcamiento y más soterramineto” o “El problema del hospital a Boadilla se ha de llevar”.

La Cabaña es una colonia en la que viven más de 2.400 personas y el 97% de los vecinos está en contra de dicho plan.

Según dice la Alcaldesa Doña Susana Pérez Quislant, el Hospital de Montepríncipe causa un problema de aparcamiento a los vecinos de Pozuelo de Alarcón y para solucionarlo pretende aprobar una ocurrencia poniendo parquímetros en La Cabaña que lastrarán a los vecinos que deberán de pagar con sus impuestos. En su injustificada ocurrencia dice que habrá vigilantes y que por tanto habrá más seguridad en la zona, falso. Los vigilantes solamente velarán por el afán recaudatorio del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón.

En resumen, Boadilla del Monte se lleva los impuestos que genera el hospital y los vecinos de La Cabaña pagan el pato pagando los impuestos de los parquímetros.

Señora Alcaldesa, que mal defiende a los vecinos de La Cabaña. La recuerdo que, son sus vecinos a los que debe defender.

Esta medida no solucionará el problema. La gente que acude al hospital tiene que aparcar y seguirá aparcando en las calles de La Cabaña aunque tenga que pagar, porque el parking del hospital no tiene suficientes plazas de aparcamiento.

Por otra parte el Ayuntamiento de Boadilla del Monte impide aparcar en las calles cercanas al hospital poniendo barreras que impiden el paso en los accesos de sus calles y bolardos.

Señora Pérez Quislant lo que tiene que hacer es hablar con el Ayuntamiento de Boadilla y con el hospital para solucionar el problema y dejar tranquilos a los vecinos de La Cabaña, ellos así lo quieren, lo han demostrado presentando más de dos mil alegaciones a dicha implantación.

Señora Alcaldesa no los perjudique, atienda sus demandas.

Por todo lo aquí expuesto los vecinos de La Cabaña piden la retirada de dicha medida porque su verdadero objetivo es el recaudatorio y no el bienestar de los vecinos de la colonia.