Tras el éxito de la peregrinación tradicional a Covadonga este verano se ha revitalizado considerablemente en España el entusiasmo por la liturgia tradicional. Este año en el Summorum Pontificum de Roma había muchos más españoles que el año pasado.

Diana Catalánpresidente de Nuestra Señora de la Cristiandad - España valora la participación de la asociación que preside en la peregrinación Populus Summorum Pontificum de este año y que supone formar parte del Coetus internationalis de la misma. También nos habla del próximo retiro espiritual que organizan en Ávila a primeros de diciembre.

¿Cómo valora, como presidente de Nuestra Señora de la Cristiandad España, la X peregrinación Populus Summorum Pontificum?

Esta ha sido la primera vez que he tenido la oportunidad de asistir. Tenía conocimiento de la peregrinación desde hace algunos años, pero no había podido participar hasta ahora. Por esto, no puedo hacer una comparación con ediciones anteriores, pero sí puedo decir que la experiencia ha sido magnífica. Los actos litúrgicos, excelentes; el ambiente de comunión eclesial, clarísimo; la organización, inmejorable. No puedo decir si han ido más o menos peregrinos que otros años, pero lo que sí he visto es que en todas las celebraciones el espacio se quedaba escaso para el gran número de asistentes que estábamos.

Tras el motu proprio, este evento cobraba especial importancia, y estoy segura de que todas las expectativas han sido superadas con creces. Cientos de peregrinos venidos de lejos, unidos por el mismo amor a la liturgia tradicional, que han podido vivir esta devoción en plenitud en el corazón mismo de la Cristiandad y de la Iglesia.

Era importante tras el éxito de Covadonga de este año y a la espera del que viene, que hubiese una continuidad en defensa de la Tradición y la Cristiandad.

Nuestra experiencia con la Santa Misa tradicional no puede limitarse a unos pocos días al año. Hemos de procurar, como bien dice, una continuidad. Si bien es cierto que estos actos tan especiales contribuyen inmensamente a la difusión y exaltación de la liturgia tradicional, debemos dar un paso más y procurar transmitir lo recibido en estos encuentros. Cada uno según sus posibilidades debe proponerse ayudar al mantenimiento o al establecimiento de la celebración de la Misa tradicional allí donde esté. La Tradición y la Cristiandad no sólo se construyen asistiendo a grandes encuentros, que sin duda nos proporcionan innumerables gracias, sino también construyendo desde abajo, en su parroquia y en su ciudad.

Gracias a la propia peregrinación de Covadonga la presencia española en el Summorum ha aumentado considerablemente este año.

Sí, me han comentado que el número de españoles en ediciones anteriores era menor. Este año nos hemos podido reunir un buen puñado de peregrinos de diferentes puntos de España, destacando Barcelona y Valencia, pero también Sevilla, Navarra, Madrid… Muchos de nosotros ya habíamos coincidido en la peregrinación a Covadonga, y otros manifestaban la intención de acudir el próximo año. También tenemos el propósito de convertir en tradición el asistir todos los años a la peregrinación en Roma.

Aunque quizá el programa este año ha sido más reducido la intensidad y belleza de los actos litúrgicos ha sido muy grande.

Sin duda. Los templos en los que pudimos disfrutar de esta bella liturgia fueron diseñados y construidos (o adaptados, en el caso del Panteón) para albergar este culto. Lo mismo he de decir de las hermosísimas piezas de música sacra que formaron parte de las celebraciones. Todo discurría en perfecta armonía. Por ejemplo, el sacerdote no ha de esperar a que finalice el canto del Introito o del Sanctus para proseguir con la celebración. Todo encaja a la perfección pues, como he dicho, estas obras fueron concebidas para rendir culto a Dios en el contexto de la Santa Misa tradicional.

¿Con qué momentos se quedaría?

El momento que más me impactó fue la procesión hacia la Basílica de San Pedro del Vaticano por la Via della Conciliazione, pues encerraba un gran simbolismo. Fieles devotos de la Santa Misa tradicional, tan a menudo acusados de falta de comunión con la Iglesia, tachados injustamente de cismáticos… dirigiéndose hacia el corazón mismo de la Iglesia, alegres y agradecidos de pertenecer a ella. Y lo mismo puedo decir de la Santa Misa celebrada tras la procesión, en el Altar de la Cátedra de San Pedro. No se puede pedir más. ¡Deo gratias!

Tras el motu propio, era importante seguir celebrando la peregrinación en perfecta fidelidad a la Iglesia. Aunque no hubo ningún obispo este año, fue importante la presencia del ceremoniero papal Mons. Agostini.

La dureza del motu proprio nos sorprendió a todos, y no sabíamos si iba a poder celebrarse la peregrinación tal y como se venía haciendo. Poco a poco se fue confirmando que el encuentro se llevaría a cabo. El hecho de que hayamos contado con la asistencia del ceremoniero papal es una alegría para nosotros. No queremos ser un grupo que viene a Roma, hace lo que tiene que hacer, y se va. Nuestra voluntad de comunión es sincera, queremos compartir la belleza de la liturgia tradicional, y la participación de miembros de la curia romana nos ayuda a vivir esa comunión eclesial.

Igualmente es muy importante que Nuestra Señora de la Cristiandad España pase a formar parte del Coetus Internationalis del Summorum Pontificum, ¿Qué supone para ustedes estar entre las asociaciones organizadoras?

Juan Manuel Rodríguez, presidente de Una Voce España, fue quien propuso que Nuestra Señora de la Cristiandad – España entrara a formar parte del Coetus que organiza la peregrinación, y la propuesta fue aceptada por unanimidad. Para nosotros, una pequeña asociación que tiene menos de un año de vida, será un inmenso honor poder trabajar codo con codo con grupos como Notre-Dame de Chrétienté, Latin Mass Society, Paix Liturgique, Juventutem, Una Voce… En Roma, por parte de NSC-E, estuvimos Daniel Rubio, secretario de la asociación, y yo. Tuvimos la gracia de conocer a muchos de los presidentes de estas asociaciones. Hemos de aprender mucho de todos ellos, y estamos encantados de poder colaborar en la organización del Summorum.

Ustedes tampoco paran, pues tienen previsto realizar un retiro en Ávila a comienzos de diciembre, ¿Qué nos puede decir del mismo?

Así es. Es el primer encuentro que organizamos tras la peregrinación a Covadonga. Es importante que la asociación siga activa a lo largo del año para poder ofrecer a los peregrinos diferentes recursos espirituales. Tenemos previsto realizarlo del 3 al 6 de diciembre, en la Casa Diocesana de Ejercicios de Ávila. La predicación correrá a cargo de D. José Manuel González Alfaya, sacerdote diocesano de Toledo y vicario parroquial de Santo Tomé. El retiro será en silencio, y puede apuntarse cualquier persona mayor de edad. En la página web Nuesta Señora de la Cristiandad-España pueden encontrar más información.

Sin perder de vista que el plato fuerte de ustedes será la segunda peregrinación a Covadonga de julio del 2022. ¿Cómo animaría a participar al año que viene?

En primer lugar, pedimos desde ya que nos encomienden en sus oraciones. En segundo lugar, agradecemos cualquier tipo de ayuda que puedan prestarnos. Se necesitan voluntarios para poder llevar a cabo la peregrinación. Los que han asistido este año han podido ver que es mucha la labor organizativa, y en todas las áreas es necesaria la colaboración: logística, transporte, coordinación de la ruta de familias, sanitarios, orden de la marcha… (pueden verlo aquí Voluntariado NSC-España).

Y por último, por supuesto, peregrinando e invitando a otros a participar. Este próximo año la peregrinación tendrá lugar del 23 al 25 de julio. ¡Ya pueden reservar esa fecha!