Tengo la costumbre de guardar cada año la felicitación más curiosa que recibo  y este año la palma se la ha llevado mi viejo amigo y compañero Manolo Piedrahita (el era el Piedrahita de Baena y yo era el Merino de Nueva Carteya, a 15 kilómetros), que ha felicitado con un tarjetón-montaje de nuestro recordadísimo "Pueblo", en el que ambos crecimos al periodismo. Como pueden ver (porque la adjunto, aunque no reproduzca bien) lo primero que salta a la vista es la cabecera del periódico, tan nítida, tan clara, tan rotunda, que puesta en el kiosko se comía a todas las demás e inmediatamente debajo el nombre del Director, Emilio Romero, que iden de iden se los comía a todos... y sobre todo la imagen superpuesta de un joven Manuel Piedrahita (hace 62 años) que parece recién salido de un avión, quizás cómo símbolo de las muchísimas horas de vuelo que fue acumulando a lo largo de su vida profesional, entre Europa, Africa, América... el Escorial, Córdoba y Baena.  Eran otros tiempos, 1958, y otra España... y otros villancicos ("Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, saca la bota María, que nos vamos a emborrachar"... sí, era otro mundo. ¡Y además sin virus, sin pandemias, sin Iglesias, sin Eteocles, sin comunismo, sin golfos, sin subvencionados, sin oKupas, sin Irenitas ni garzones... ! Eso sí, con Dictadura, mucha Dictadura, con torturas, muchas torturas, con cárcel, mucha cárcel...
                     Dios, y cuánta alegría había en aquel "Pueblo", donde ya, a la entrada te saludaba Paco "el Patas" , el de los jamones pata negra robados, por cierto uno de los 18 cojos que había en  el periódico...pero, divinos cojos. Aquello sí que eran unas PASCUAS y una NOCHEVIEJA  de ensueño.
                      Desgraciadamente todo aquello, aquel mundo, aquella España, aquel "Pueblo", aquellos locos, aquella alegría, aquel compañerismo... todo, todo se lo llevó el viento. Hasta la Escarlata O´Hara se fue para no volver...
                      Eso sí, nos llegó la Democracia, la LIBERTAD sin ira, el Parlamento, un Gobierno social-comunista, el independentismo, el Otegui...y Don Pablo. 

                   Bueno, pues yo lo tengo claro: ¡VIVA ESPAÑA!...man que pierda.