Gracias le doy a Dios

por haberme creado,

por haberme dado

la existencia y la vida.

Gracias le doy a Dios

por ser español,

hijo de esta patria

que de mártires y santos

la patria celeste pobló.

Gracias le doy a Dios

por haberme hecho nacer

del vientre de mi madre,

amorosa y bella mujer.

Gracias le doy también

por el padre que tengo,

que con sus trabajos nos procuró

un buen vivir y el sustento.

Gracias por mis tres hermanas,

de quienes siempre digo a mis novias

que unas mejores cuñadas

no podrían tener.

Gracias, gracias le doy a Dios

por los talentos y los dones

que recibí de Él,

sobre todos ellos, el don de la fe.

Gracias le doy por haberme

ayudado en mis muchas caídas

a volverme a poner de pie.

Gracias por perdonarme,

por ser tan paciente conmigo.

Gracias por haber puesto

en mi ruta buenos amigos,

por no haberme hecho excesivo

el peso de mi cruz,

por haber sido mi luz

en el arduo y tortuoso camino.