Entrevistamos a Arturo Armada, el principal impulsor de esta iniciativa.

¿Cómo nace la revista Afán?

Consideramos que hacia falta rellenar un hueco de pensamiento entre los que defendemos las ideas de Dios y de España, y básicamente para eso nació.

¿Por qué ese nombre?

Afán era el nombre de un boletín Falangista publicado justo al empezar la guerra, hoy surge, como reto y desafío, presto para el debate, entre la llamada de toque de la responsabilidad, con espíritu de superación y elevación, con renovado impulso de claridad mediática, este boletín “Afán”, que abre sus páginas con ansias de amor a España.

¿Qué temáticas tratan?

Política, religión, actualidad...tratado con un enfoque desde el prisma de la fe católica y el amor a España.

Cuentan con firmas de mucho prestigio...

Estamos muy agradecidos a nuestros prestigiosos colaboradores, los cuales mantienen la publicación por su entrega a en defensa de los valores y de la Verdad.

¿Qué tal difusión y repercusión está teniendo la revista?

Tenemos una tirada de unos 10.000 ejemplares en papel, además de nuestra web www.afan.es, que esperamos reactivar este año y que sea un vehículo de información en estos tiempos aciagos que se presagian.

¿Cómo se puede hacer uno subscriptor?

Sólo manifestando su voluntad, esta revista es gratuita, para quién quiera leerla, eso sí aceptamos colaboraciones para mantener los costes de impresión y envío... pero con escribirnos un mail a info@afan.es y proporcionarnos sus datos postales es suficiente para suscribirse.

Todo dentro de Producciones Armada...

Sí, somos un grupo de emprendedores unidos en ideas y pensamiento y comprometidos con la defensa de los valores que han sostenido nuestra sociedad y nuestra patria, por ellos trabajamos, con el Afán de alcanzar una nueva primavera para España.

¿Quisiera usted añadir algo más?

Pues aprovechar esta ocasión para hacer un llamamiento a todos los portales de información nacional, para colaborar, compartir y mantener una defensa de los valores y principios que conforman nuestra amada España.

Javier Navascués Pérez