El escritor José María Cid Astruga, en su libro que acaba de publicar, nos da las claves para que la Ley Electoral sea auténticamente representativa de la voluntad popular: