En este capítulo tengo que decir lo mismo que en el primero. Lo que aquí vais a ver aquí os va a costar trabajo creerlo, pero también os va a costar trabajo no creerlo. Sin embargo las pruebas están a la vista.

 

Fue en esta enigmática puerta donde descubrí algo que os va a asombrar y que tiene una importancia vital para abrir todavía más, esa otra puerta a la verdadera historia y a la realidad que aquí estamos considerando.

Fue al tratar de buscar imágenes cercanas de esta puerta, cuando vi algo en lo que nadie parece haberse fijado, a pesar que mucha gente se apoya en ello.

Con este descubrimiento; que veréis en el vídeo, me fui a Sagsayhuaman, donde os aseguro vais a desvelar por fin que es esa enigmática marca que está en la llamada puerta del templo y que nadie sabe lo que es. Y debo decir que yo tampoco lo sabía, hasta que lo relacione con lo que vi en la puerta de los Dioses.

Este descubrimiento junto con el de la tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas, empleada en la construcción de todos estos lugares nos va a llevar una serie de descubrimientos y a una conclusión tan alucinante como verdadera. Donde podemos decir sin temor a equivocarnos que la realidad supera en mucho a la ficción.