Quiero dejar claro que no me importa un pimiento lo que unos tiparracos y tiparracas hagan en un local cualquiera, en su casa o en la del vecino. Ya si en esos lugares cantan canciones de letras lascivas o irreverentes para con Dios y la Religión Católica, o bailan lascivamente o hacen cualquiera otras guarrerías. Allá ellos, Dios se lo demandará porque de Dios nadie se burla. Pero que se autorice a hacer estas cosas en una Iglesia (Templo), además Catedral Primada, sí es de la incumbencia de todos los católicos. Ciertamente, el Deán de dicha Catedral y su jefe, el Arzobispo Primado; han emitido una nota y han pedido perdón. Vayamos por partes.

Primero. Sacrilegio consiste en profanar o tratar indignamente los sacramentos y las otras acciones litúrgicas, así como las personas, las cosas y los lugares consagrados a Dios. ¿A caso no ha sido así tratada la Catedral Primada? ¡Pues claro que sí! El sacrilegio es un pecado grave no solo para el que lo hace, sino también para el que da permiso o posibilita el que se realice sacrilegio. Y si la persona encargada de dar permiso no sabía a qué estaba dando permiso para tal sacrilegio, doble culpa por dar ese permiso y por incumplir su trabajo que es el saber, el informarse sobre una solicitud antes de darle trámite positivo.

Segundo. La ofensa ha sido pública, luego público es la petición de perdón. Pero para recibir el perdón de Dios y de los hombres, hace falta cumplir lo que dice la Santa Madre Iglesia: examen de conciencia, dolor de los pecados, arrepentimiento, petición de perdón, propósito de la enmienda y reparación. No sé si el Deán y el Arzobispo habrán cumplido con esto porque públicamente no nos lo han dicho más allá de expresar que lamentan. Tampoco sabemos si se han confesado.

Tercero. Vayamos a la nota del Sr. Arzobispo: 1) Que desconocía. ¿esto le quita responsabilidad o se la incrementa, al desconocer qué hacen o dejan de hacer el personal que tiene a cargo? 2) Lamenta y desaprueba los hechos, las imágenes. Hombre, ¡sólo faltaría! Y el Sr. Arzobispo ¿Sólo se lamenta y desaprueba? ¿ha hecho examen de conciencia? ¿se arrepiente? ¿qué reparación va ha realizar? ¿No se lamenta por el sacrilegio y profanación de la Catedral Primada? ¿Qué acto de reparación va usted a realizar? Cuándo una Iglesia es profanada ¿supongo que habrá que volverla a consagrarla? 3) El Arzobispo se compromete a revisar los procedimientos y protocolos. ¿Y sobre su responsabilidad, no dice nada Sr. Arzobispo? Porque usted es el Jefe. ¿Va a expulsar al Dean de todos sus puestos, cargos y demás prebendas?

Cuarto. Vayamos a la nota del Dean. Esta nota tiene una mayor substancia delictiva que refleja cómo es el Sr. Dean:

  1. La nota es por “las reacciones provocadas por la publicación de un video”. Es decir, que si no hubiese habido reacciones, nada pasaría. Y también es por la publicación del video. Vamos, que si no se hubiese publicado el video tampoco pasaría nada. Lo del Sacrilegio y profanación el Sr. Dean se lo pasa por el arco de triunfo, le importa un pimiento y, en todo caso queda sometido a las “reacciones provocadas por la publicación de un video”. ¿Cabe mayor desfachatez? Sí, porque veamos el resto de la Nota que es para nota.

  2. Dice el Sr. Deán “El video presenta la historia de una conversión mediante el amor humano”. Eso lo verá usted. Lo que muestra el video son a un tiparraco y una tiparraca realizando actos sexuales en la Catedral y un señor con ropajes eclesiásticos mirando de escondidas y con los ojos desorbitados y la cara desencajada, dando un aspecto entre escandalizado y lascivo.

  3. Añade el Sr. Dán que “La letra de la canción es precisa: «Yo era ateo, pero ahora creo, porque un milagro como tú ha tenido que bajar del cielo». El Sr. Deán no ve -no quiere ver-que la letra es puramente sacrílega. No sé cómo este señor ha llegado a deán o en qué momento perdió el sentido de lo sagrado. Veamos, “un milagro bajado del Cielo” en referencia a una mujer que se restriega con un hombre. Sabemos cuál es el milagro que baja del Cielo, la Santísima Eucaristía, Cristo mismo en el momento de la consagración haciéndose presente. En cuanto a lo de la mujer. Sabemos cuál es la única mujer que baja del Cielo, en las múltiples apariciones reconocidas por la Iglesia: la Virgen María. Se está, por tanto, comparando a la Virgen María con una tiparraca que se restriega con un hombre en la Catedral.

  4. Dice el Sr. Deán que: “a ciertas actitudes de intolerancia contrapone la comprensión y acogida de la Iglesia, tal y como se manifiesta en las secuencias finales del video”. ¿A qué actitudes de intolerancia se refiere y quién las lleva a cabo? Que ¿el video manifiesta secuencias de acogida y comprensión? ¿de qué? No lo veo por ningún lado. Lo que sí está muy claro es la acogida que usted ha hecho para que esta mierda se realice en la Catedral de Toledo ¿A cambio de qué?

  5. Dice el Sr Deán: “el video utiliza un lenguaje visual provocador, pero no afecta a la fe”. A esa guarrería, a esa mierda, lo llama provocación. Pues es todo lo contrario. Hoy, mierdas así son las que abundan y son cosa normal. Lo provocador es ofrecer todo lo contrario a estas mierdas. Y efectivamente, no afecta a la fe. Si la fe tuviese que depender de tales mierdas, “aviaos” estábamos. Lo que sí afecta es al Templo de Cristo, sobre el que se comete sacrilegio y profanación.

  6. Dice el Sr. Deán: “es el lenguaje propio de nuestro tiempo. No Sr. Deán. Sí es la mierda que normalmente se vende a una multitud embrutecida, sin Dios, sin moral y sin buenas costumbres. Pero no es un lenguaje que todas las personas aceptemos. Y si hay tanto y tanto embrutecido y sin Dios ¿algo tendrá que ver, alguna responsabilidad tendrán, ustedes sacerdotes y deánes, obispos y arzobispos? ¿serán los soplos espirituales “del Concilio” que da como frutos masas embrutecidas y sin Dios, que sólo tienen ese “lenguaje”. A caso ¿serán las técnicas de las nuevas evangelizaciones conciliares? O no, que eso de evangelizar es proselitismo y ya dice Bergoglio -el del Nuevo Orden Mundial- que no hay que hacer proselitismo.

  7. Dice el Sr. Deán que “Se ha atendido al bien que pueda producir en los alejados” ¿Realmente cree el Sr. Deán que produce bien en alguien ver a un tiparraco y una tiparraca en actos sexuales en la catedral -y a la mirada entre escandalizada y lasciva de un tipo con ropajes religiosos? El video llama, además, a otros muchos pecados: pecado contra la castidad, por ejemplo. Pero el Sr. Deán entiende que alentando pecados contra la castidad se hace el bien.

  8. Dice el Sr. Deán que “La catedral primada ha procurado mantener un diálogo sincero con las manifestaciones culturales del momento”. Qué coño de diálogo. Dar permiso para realizar este video es “mantener un diálogo sincero con las manifestaciones culturales del momento”? Venga, hombre, no nos trate de imbéciles. Y añade que: trata “de responder a lo que hoy nos pide la Iglesia”. ¿Esta es la mierdosa respuesta que el Sr. Deán es capaz de dar a lo que pide hoy la Iglesia?

  9. Por cierto, ¿ha habido una contrapartida económica por par permiso para la realización de este video? Porque si se ha dado permiso, y por el permiso se ha recibido un pagad con la intención de recibir o realizar o alcanzar un bien espiritual (por ejemplo atraer a los separados de la Iglesia, o a los ateos, producir un bien espiritual, como reconoce el Sr. Deán) estaríamos no solo ante sacrilegio y profanación sino ante simonía: la compraventa, alquiler o hacer un servicio temporal para obtener un bien espiritual. Pues, si así fuese, Sr, Deán, “Vaya ese dinero a la perdición y usted con él, pues has pensado que el don de Dios se compra con dinero” (Hch 8, 20).

  10. Sr. Deán, dimita de todos sus puestos. Váyase de año sabático a un monasterio -en una montaña perdida- y dedíquese a leer los sapienciales, en ellos seguro encontrará la mínima sabiduría que se requiere para ocupar el puesto de Deán.