El dinero

"Poderoso caballero
es don Dinero",
escribió Quevedo,
y yo lo primero
no lo niego,
pero a mí de caballero
no me da el pego.
De largo yo prefiero
lo que dijo Santo Tomás:
que es el dinero
buen siervo y mal señor.
Buen siervo si le das
órdenes tú a él
y mal señor si es al revés.
O dicho de otro modo:
buen siervo si lo utilizas
con justeza y con decoro
y mal señor si te esclaviza
haciéndote creer
que en teniéndolo a él
lo tienes todo.
No, no es un caballero
don Dinero,
y más que poderoso
es peligroso y fulero,
pues si mal utilizado
lo que da es un espejismo
que a muchos al abismo
los ha llevado.
Así que gran cuidado
con ese falso caballero
que es don Dinero.