Juan Manuel Medina Andrés es un abogado madrileño que salió a la luz pública con motivo del famoso caso del “Rey del Cachopo”. En él demostró que su cliente, empleado de César Román, nada tenía que ver con los hechos y que en todo momento se ofreció a colaborar con la justicia. Después de ello es colaborador del programa de Ana Rosa Quintana en Tele 5 y desde hoy nuevo colaborador de El Correo de España. Estamos muy contentos con esta nueva incorporación que va aportar semanalmente un análisis reflexivo y cabal sobre los sucesos más importantes que acontezcan o hayan acontecido en nuestro país.

Háblenos un poco de usted y de su vida para aquellos que no le conozcan.

A modo de resumen, comentarle que nací en Madrid, un dieciocho de junio de 1975, y soy padre de tres hijos. Viví mi infancia y juventud en el madrileño barrio de Vallecas. Gracias al gran esfuerzo que realizó mi familia, pude cursar mis estudios entre el Colegio Virgen de Atocha (PP Dominicos) y el Colegio de Nuestra Señora Del Pilar (PP Marianistas), una etapa de la que conservo buenísimos recuerdos, tanto del profesorado como de los compañeros con los que tuve la suerte de compartir esos años de mi vida. Soy abogado de profesión, desde hace más de quince años. 

¿Vive con pasión su profesión?

Me considero un apasionado del Derecho Penal y de la Criminología. Estudié Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y en la actualidad me encuentro cursando estudios universitarios de Criminología, pues, como ya he dicho, siempre ha sido una de mis grandes aficiones.Desde el año 2007 pertenezco al Turno de Oficio Penal del ICAM, algo de lo que siempre me he sentido muy orgulloso, tanto por el alto nivel profesional y entrega que los compañeros del Turno demuestran diariamente, como por la vertiente social que dicha institución representa, prestando una asistencia jurídica de altísima calidad a todas aquellas personas que no cuentan con recursos económicos suficientes para acceder a un abogado particular.

También tiene una importante presencia en televisión.

Desde el pasado mes de junio soy colaborador habitual de El Programa de Ana Rosa, Telecinco, en el que comento los temas de la actualidad jurídica y de sucesos con el resto de mis compañeros de la mesa de actualidad, colaborando también ocasionalmente con otros medios de comunicación, tanto televisivos como de prensa escrita.

¿Qué supone para usted colaborar en un medio como el Correo de España? 

Significa todo un honor y una gran oportunidad que hayáis confiado en mí para colaborar en vuestro periódico, más aun teniendo en cuenta las grandes firmas que avalan esta publicación. Sólo espero estar a la altura del resto de los colaboradores.

Háblenos de la importancia de que haya medios independientes y libres.

Es fundamental en nuestra actual sociedad la existencia de medios de comunicación libres e independientes, sin perjuicio de sus respectivas líneas editoriales, pues esa diversidad, esa pluralidad, garantiza la función y finalidad de los mismos.

Yo aún recuerdo cuando en la Facultad de Derecho, en la asignatura de Derecho Político, estudiábamos la división e independencia de los tres grandes poderes del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial)...y, como no podía ser de otra forma, aunque fuera de los libros de texto, la importancia del cuarto poder, los medios de comunicación, los cuales, a mi entender, garantizan esa independencia de los tres poderes oficiales, la cual por desgracia no siempre se cumple, velando por denunciar y evitar las injerencias y los excesos en los que en ocasiones incurren. No debemos olvidar que el derecho a la información, libre y veraz, es un precepto constitucional.

Usted, como hemos dicho, es un personaje mediático que trata casos impactantes en televisión desde el punto de vista jurídico, ¿qué espera aportar?

No me considero un abogado mediático, ni mucho menos un personaje mediático, de hecho siempre he evitado dar esa imagen...simplemente me considero un apasionado de mi profesión que, por azares del destino, acabé  en televisión. Concretamente mi salto a los medios fue a consecuencia de mi intervención en el caso de "El Rey del Cachopo". He tenido la suerte de que un medio tan importante como es Telecinco, concretamente El Programa de Ana Rosa, me haya dado la oportunidad de colaborar con ellos, lo cual es para mí todo un motivo de orgullo y satisfacción.

Como le decía antes, espero estar al nivel del resto de sus colaboradores, aportando mi granito de arena para acercar al lector una visión objetiva y rigurosa, y no por ello tediosa, sobre la actualidad jurídica y los sucesos que diariamente acaparan el interés mediático y, por supuesto, del gran público, que es quién en definitiva demanda esa información.

Usted es abogado de profesión, pero tiene una vena periodística ¿cómo espera desarrollarla en este medio?

Tiene usted toda la razón, de hecho le contaré que desde niño mi vocación era el periodismo, por encima de la abogacía, y no le miento si le digo que el día que cumplimenté la matricula de la Universidad Complutense me tembló un poco el pulso a la hora de poner la cruz entre la casilla de la Facultad de Derecho y la de Ciencias de la Información...pero mire usted, al cabo de los años he tenido la suerte de poder compaginar mi actividad profesional de abogado con las colaboraciones habituales, incluso profesionales, en medios de comunicación. Desde siempre he procurado colaborar con los periodistas, siempre que se me ha pedido y hasta donde el secreto profesional que rige mi profesión me ha permitido, pues siento un gran respeto y admiración por esa profesión.

Espero que mi colaboración en El Correo de España sirva para aportar una visión de la actualidad jurídica y de sucesos amena y al mismo tiempo rigurosa, desde el punto de vista jurídico y criminológico, pero sin interferir en el trabajo de los compañeros periodistas, quienes hacen su trabajo maravillosamente bien.