Małgorzata Wołczyk -periodista polaca en en el semanario conservador “Do Rzeczy”, colabora con las cadenas de radio polaca “Polskie Radio 24” y “Wnet”, colabora con el think tank conservador “Teologia Polityczna”, y con el medio digital católico “PCH24”. Graduada en las Humanidades en KUL (Universidad Católica de Lublin), esposa, madre de 2 hijos, ejerce también los trabajos artísticos para las instituciones en Varsovia (Ayuntamiento, Universidades, Academia Polaca de Ciencias...). Un lujo contar con su colaboración en este medio. 

¿Cómo valora la labor de El Correo de España?

Incluso desde Varsovia se ve que es una cabecera importante para los españoles que se toman la molestia de buscar la verdad. Lo estoy observando a traves de las redes, son muchos españoles los que os leen y comparten. En un país donde la hegemonía de la izquierda está estructuralmente asegurada cualquier periódico con una voz disidente es un importante punto de resistencia.

Aprecio el papel de El Correo de España, es un "rebelde" en un mundo donde es más cómodo repetir mentiras para asegurarse a sí mismo lo que nosotros polacos llamamos con ironía "La Paz Sagrada". Porque en la realidad el culto más extendido en todo el mundo es culto del “ídolo de la tranquilidad”, es decir "que me dejen en paz, no me pondré en peligro, me da igual lo que pasa con mi patria". En este sentido “El Correo...” no tiene este ídolo, se pone en riesgo porque busca y presenta la verdad, aunque no siempre comparto todo lo que publican . Es imposible, ya que vengo del otro “planeta” de las antípodas de Europa...jajajaj

¿Qué supone para usted colaborar en este medio?

Colaborar ocasionalmente sería un lujo para mí. Siempre me gusta trabajar en compañía de personas “sospechosas” y es por eso que en Polonia trabajo para el semanario “Do Rzeczy”. Los periodistas de “Do Rzeczy” eran tan peligrosos para el gobierno de Donald Tusk que en los años 2007-2015 estaban bajo vigilancia. Bueno, en el mundo de hoy todos los que no comulguemos las dogmas oficiales estamos bajo sospechas.

Pero os advierto que más bien sois vosotros los que no sabéis “que supone para ustedes colaborar con una polaca”. Mejor pregunten a Don Fernando Paz, mi colega cordial. Jajaja. Hay cuestiones en la Geopolítica que sacan de mi una husara polaca muy cabezota... Así que piensenlo bien si vale la pena invitar a una polaca.

Un medio que cuenta con periodistas de prestigio y fieles a la verdad.

No voy a mentir y decir que sigo todo, ante todo soy madre, periodista polaca y tengo leer de diferentes fuentes en mi trabajo, pero sí, estoy tranquila de que línea de El Correo de España garantiza la calidad, tenéis los “nombres” que representan una “marca”: Eduardo García Serrano, Pío Moa y otros muchos. Os felicito de nuevo por uno de los colaboradores: Álvaro Peñas, quien es un modesto especialista en los asuntos de Europa Central y del Este, es decir un lugar de gran misterio para los españoles y a la vez el territorio de inmensa propaganda rusa muy presente en algunos medios de derecha.

Con Álvaro estoy mas tranquila, es un hombre muy honesto en sus investigaciones y muy bien conectado, informado del mundo eslavo, lo que no es tan frecuente en el periodismo de derecha española. Últimamente, el ha escrito incluso unas palabras duras sobre mis compatriotas, pero lo merecieron esas damas polacas... Como decimos los polacos “solamente es la verdad lo que es interesante” y espero que este sea el objetivo de todos los colabores de el Correo de Espana...

¿Qué espera aportar usted?

Ay espero aportar muchísimo, por ejemplo les enseñaré (como una polaca experimentada por el comunismo y Chernobyl) cómo sobrevivir la dictadura del proletariado y cómo organizar la prensa clandestina y la resistencia en las iglesias y también como cocinar 3 platos con tan solo un hueso en el mundo de “abundancia” garantizada por los socialistas...jajaj

Bueno, hablando sinceramente, solo puedo aportar la marca polaca: nuestro compromiso sincero con los valores que son también los vuestros, mi afán en batalla cultural y batalla patriótica (no confundir el amor a la patria con nacionalismo en sus formas revolucionarias, que no comparto por absoluto) y nuestro estilo muy sarcástico polaco... Cuando Dios nos puso en la zona de aplastamiento entre los alemanes y los rusos nos regaló también un don de ironía con lo cual... “salimos mas fuertes” de nuestras catástrofes.

Háblenos para finalizar de la importancia y de la necesidad en estos tiempos de tener valentía en defensa de la verdad.

Para un hombre decente hay solo un deber, defender a Dios y en consecuencia: la Verdad. Todos los demás asuntos son secundarios. Y lo más importante, no es una cuestión de elección, es una obligación. Se lo debemos a nuestros antepasados. Para ellos, la verdad no era relativa...

67625404-26a6-4a6f-840b-bc840bab12e7