Reseñamos en otra ocasión los personajes vinculados con la Divisa Real de la Piscina que reposan en el claustro de Yuso.  Hoy ampliamos detalles de aquellos enterramientos, con las referencias literales que figuran en la documentación monacal emilianense, como una contribución más al interés de algunos estudiosos que, en su momento, nos solicitaron que ampliáramos la información facilitada en su día. Y eso es lo que hacemos hoy.

Impresiona la hermosa portada plateresca, labrada en torno a la puerta que da a la iglesia, de estilo gótico con influencias renacentistas, que tiene grabada la fecha de su terminación: año 1554.

A tres pasos a la izquierda de esta portada hay un sepulcro dentro de un nicho grande rematado en arco. Más adelante hay otro sepulcro de la misma forma y estilo. Encima de ambos arcos pendían sendas tablas clavadas en la pared encima de cada sepulcro con una inscripción. Dichas tablas desaparecieron, pero las conservó el P. Sandoval para citarlas en la primera parte de las Fundaciones del glorioso monasterio de San Benito (Madrid, 1601, f.89). Y la biblioteca y archivo de los PP. Agustinos Recoletos conserva documentación relativa a estos enterramientos. Recordamos que hace unos años la Divisa Real celebró allí un acto religioso y cultural, en el que el P. Juan-Bautista Olarte nos relató detalles de una cata realizada en la parte interior de estas sepulturas.

Reproducimos aquí su contenido. En el primer sepulcro hay un escudo de armas con dos lobos, y encima de cada uno, un cordero con la cabeza vuelta hacia atrás, al que agarran con la boca. La tabla de este sepulcro decía: “Memoria de los muy notables señores que están sepultados en este sepulcro. Primeramente, está aquí sepultado don Lope Díaz de Haro y su padre el Conde don Lope López, señor de Vizcaya. También está aquí el Conde don Sáenz García de Avalos, señor de Vizcaya. Y de la ciudad de Frías, y de la Bureba. Éste dexó la villa de Quintanilla de san García a las Huelgas de Burgos. También está aquí el Conde don Nuño López de Avalos y su mujer, que fue de los Moncada de Catalunia. Éste dio el lugar de Camprovín a este monasterio. También está aquí el muy gran señor don Simón de Avalos de cuya cepa descendió don Ruí López de Avalos, Condestable de Castilla, y descendieron sus antepasados los Marqueses del Vasto y Pescara de Italia, y de aquí viene don Luis Méndez de Haro, y su tío el Marqués de Carpio. También están aquí los Fortuñones, señores del lugar de San Felices de Dávalos”.

En el segundo sepulcro hay tres escudos, y en uno de ellos, dos lobos. A los lados de los escudos hay cuatro figuras que asen o agarran las orlas de dichos escudos. En la inscripción se lee: “Memoria de los muy notables señores que están enterrados en este sepulcro: Primeramente yace en esta tumba el Conde don Lope López de Avalos, señor de Vizcaya, Conde de Alava,  señor del lugar de Avalos, fundadores de la casa de Ayala, y de nuestra  Señora de Respaldiza, donde están sepultados, la cual tierra y señorío de Vizcaya le dio el Rey don Alonso de Castilla que ganó a Toledo. Por cuanto era primo hermano del padre de este Infante, que se dixo don Sancho Ramírez, Rey de Aragón y de Navarra, que fundó Estella. También está aquí sepultado el Conde don Diego López de Avalos, Conde de Alaba, señor de Vizcaya, y del castillo de Buradón, primer Conde de Haro, que se lo dio con este título el Rey García Ramírez, nieto del Cid, hermano que fue de la Reyna doña Gaufreda, que está en la capilla de la Cruz de Santa María la Real de Nájera, También yacen aquí los Avalos de Leyva”.