Eran las cinco y media de la mañana, faltaba media hora para finalizar el servicio, cuando reciben una llamada del COS, la central de la Guardia Civil, desde donde le comunican la ubicación de un incendio, que se había declarado en una vivienda con una persona dentro cuya vida corría peligro.
 
Pusieron rápidamente rumbo al lugar indicado,una zona complicada para llegar, en escasos minutos llegaron frente a la vivienda en llamas y, el guardia José Luis López Rivas no se lo pensó dos veces y cogiendo una toalla humedecida se adentró hacia el interior de la vivienda en llamas, mientras que su compañero salía al encuentro de los bomberos para indicarles el recorrido, dada la dificultad para acceder a la zona del siniestro.
 
En el interior se encontraba el propietario de la vivienda a la que le había prendido fuego,  con ánimo de quitarse la vida , por lo que había cortado las cintas de las persianas para que nadie pudiera entrar, aunque en un principio quería llevarse con él también a su mujer, ante los gritos de ésta pidiendo clemencia, la dejó libre.
 
Poniendo su vida en claro peligro el agente logró por fin ponerlo a salvo, momento que llegaron las asistencias y se hicieron cargo de él, asimismo nuestro héroe también tuvo que ser asistido debido a la inhalación de humo.
Por este acto heroico le fue concedida la medalla de la Guardia Civil con distintivo rojo.
 
Entrevista de José Luis López Rivas