En el excelente programa de Radio Ya, Tablero internacional, dirigido a la sazón por mi admirado Carlos Paz, Francisco José Fernández Cruz-Sequera y el que estas líneas traba, dedicamos dos programas a analizar la presente y futura tiranía tecnológica.

La paulatina deshumanización que provoca en nosotros, el despótico reino de los datos estadísticos, la "independizada" y amenazante inteligencia artificial y la inquietante omnipresencia de una robótica descontrolada.

Frente a feroces y cada vez más perfeccionados sistemas de vigilancia, control y represión, el definitivo imperio de un mundo cada vez más programado y opresivo, los tres propusimos a los oyentes la posibilidad, aún creíble, de un mundo donde la sacrosanta libertad, el bendito azar y formidables dosis de saludable vida asalvajada pueden siquiera frenar este caudillaje del mal. La humanidad resistente.

El horror y asco del mundo que viene

El florilegio de asuntos tratados, en ambos programas, variadísimo. (Nano)vacunación masiva. Implante de chips subcutáneos e intracraneales. Controles neuronales remotos. "Lectura" del pensamiento. La desaparición del dinero físico como postrero reducto de la humana libertad. La medicalización y psiquiatrización de la vida cotidiana. Distopías literarias (Fahrenheit 451, Un mundo feliz, 1984) y cinematográficas (Blade Runner) que presagiaron este horror. La letal tecnología 5-G. Precrimen. Telepatía sintética. Infantería nanotech con su cenital e -ink (tinta electrónica). El Proyecto Prisma revelado por Edward Snowden.

España, horror de los horrores

Tampoco pasamos por alto la responsabilidad del criminal papel de nuestro gobierno social-comunista, fiera dictadura con amplia, cada vez menos, sonrisa. El apocalipsis zombi que nos rodea, el personal apollardado, rebosando nuestras urbes de chivatos, chotas y soplones. El Estado policial. La militarización de nuestras vidas. La plaga de la medicina oficial (iatrogenia, miedosos hipocondriacos por doquier, creación de enfermos crónicos). El vínculo entre los plásticos y las aéreas fumigaciones con la (casi) obtenida esterilidad masculina.

Bill Gates, hijo (y adorador) de Satanás

Lo más reciente. Bill Gates, culmen de los eugenistas, factotum para comprender cabal y justamente semejante pandemonium, al alimón con la Organización Mafiosa de la Salud, anunció hace poco que piensa poner a disposición de los gobiernos del mundo “cápsulas implantables, también llamadas microchips, para humanos que tienen certificados digitales”, con el fin de identificar a los afectados por el coronapollas. Sus “tatuajes de puntos cuánticos” detectarán a los no vacunados. Perseguibles por el Sistema, obvio. Cómo no, de por medio tecnología cuántica, tema tan caro en las lunáticas reuniones Bilderberg.

Buenos, libres, justos, insurgentes y salvajes

Se atribuye a Burke el adagio que reza que “para que el mal se expanda, basta con que los buenos no hagan nada”. Hay que ser buenos y hay que hacer cosas justas. Y, sobre, todo, libres e insurgentes, valga la redundancia. Y, sobre todo, salvajes. En fin.

Primer programa:

https://www.ivoox.com/desarrollo-tecnologico-control-humano-e-ingenieria-social-i-audios-mp3_rf_50181977_1.html

Segundo programa:

https://www.ivoox.com/desarrollo-tecnologico-control-humano-e-ingenieria-social-y-audios-mp3_rf_50461741_1.html