Los separatistas y Podemos planean que el español deje de ser la lengua preferente en el Congreso”…Este es el título de un diario digital que me acaba de llegar al ordenador… y me ha provocado una carcajada. Luego,  me he puesto más serio y  me he dicho: aprovecharé una vez más lo que se publica para seguir intentando convencer a los escasos  bípedos  verdaderamente inteligentes que pisan suelo español de la existencia de la organización bimilenaria descubierta y bautizada por San Juan Evangelista: “¡la Sinagoga de Satanás!”.

A lo largo de setenta años de esfuerzos, he conseguido que unos pocos me crean pero es tan insignificantes el número que  ese conocimiento no ha producido resultados apreciables.  Por temperamento, formación y origen –la tierra palentina--, soy “inasequible al desaliento” y con la gracia de Dios confío en morir luchando por abrir los ojos a tanto iluso como cree saber hacer uso de su sentido común y vive totalmente engañado. Después de tantos años de experiencia sigo sin entender que la gente no sea capaz de ver lo que tiene ante sus narices: y siguen pensando en la “lógica del progreso” para explicarse la degeneración de la Sociedad…¡Amigos lectores: Hoy ya no ocurre nada “por casualidad” ni “leyes del Progreso”, sino como fruto de las perfecta planificación de  los Amos del Mundo…; mientras tanto,  la Iglesia ha  “eliminado” los “Baluartes he inventado “una nueva Religión” que no es “la de los pobres”, como cacarean, sino “la de los ‘marginados’ ”  ( ¡toda la purria del orbe!: “oenegés”, “emigración”, “menas”,  “moros”,  etc.) . ¡Éramos poco y parió la abuela!

Cada día tenemos decenas de pruebas del dominio absoluto que esa diabólica organización tiene sobre España… pero resalta por su convencimiento  de que  el 99.8% de sus ciudadanos actúan como retrasados mentales, y así vive en un éxtasis permanente de CHULERÍA. ¡Tan segura está que nadie se va a enterar --y menos aún,  vaya a reaccionar! Solamente esa chulería despectiva hacia  los españoles, es capaz de ordenar a los miserables de separatistas y podemitas que pisoteen el idioma universal llamado “español” en el Senado; ahora, quieren hacerlo en el Congreso.

no aparece ningún General Mola, que ame a España y sepa capaz de cumplir el mandato de la Constitución “que nos hemos dado” (según dicen): ¡Garantizar la  unidad de España y su misma existencia!;  ni el pueblo de Madrid copia al que supo actuar el dos de mayo de 1808. Como entonces,  ante la traición, la Corona, el Ejército y la Iglesia, brillaron por su ausencia, (sus responsables) y corresponde al Pueblo  echar a patadas a los habitantes de la Moncloa y del Parlamento.

No olviden nunca esto: Los chulos actúan como tales hasta que se encuentran con quien sabe cómo tratarlos. Su “prepotencia” dura lo que tardan en toparse con hombres enteros, y la chulería de la Sinagoga de Satanás en España demuestra, en te todo que ya no quedan españoles sino peleles pendientes de la Tele… ¡Pobre Patria mía! Nunca mejor traída, la frase “quien te ha visto --en 1936-- y quien te ve” --en 2021--. ¡Entonces privaban lo hombres, y hoy los maricones!

¿Alguien me puede aconsejar sobre la forma de conseguir abrir los ojos de mis compatriotas y hacerles entender que ese fantoche -- turista aprovechado--, cuya única ocupación parece ser “pasear a su costilla” por el Universo Mundo,-- cual turistas archimillonarios--, hay que echarlo de la Moncloa como sea?  Y no por ser él personalmente letal, sino porque la Sinagoga de Satanás ha encontrado el instrumento perfecto para destruir la nación que odia casi tanto como a quien lo precipitó en el Infierno. 

¿Cómo no capta nuestro Pueblo la realidad de esa diabólica organización, dueña Absoluta de España, cachondeándose de todos nosotros en forma chulesca? ¡Me resulta desesperante e insoportable,  mi impotencia y por eso pido ayuda a la juventud! Nuestra Patria necesita urgentemente  sacudir la modorra de casi medio siglo y todo el que esté despierto debe sumarse al logro de ese objetivo.

No hay nación en el mundo donde las sentencias de los Altos Tribunales, se ignoren, se desprecien y acaben en la papelera, donde unos mequetrefes descerebrados obliguen a la Nación a sentarse en una mesa  para exigir derechos, de igual a igual  siendo una parte de la misma.  Donde cuatro gatos miserables,  consigan someter a sus caprichos,  a  cuarenta millones.  No digamos ya donde unos cobardes asesinos encapuchados vascos aterroricen a unas maravillosas provincias de la España --que son y siempre fueron zonas privilegiadas y mimadas,  por su lealtad anterior y su señorío--.

¿Dónde se ha visto que el idioma nacional no se pueda estudiar en las aulas? ¿Vivimos en una tierra de locos y  estúpidos? ¿Qué ni nos enteramos que el mundo entero no logra asimilar lo como posible en una nación libre y civilizada? ¿Cómo se explica la  pérdida del “sentido común”?

De ahí esta lógica pregunta de un hispano seguidor de mis escritos: “¿Cómo han  llegado ustedes tan bajo?, somos muchos los que vemos a la antigua y gran Madre Patria, convertida en una tierra de “cretinos castrados”.

Suscribo, sin dudar esa creencia.

Por favor, ¡compatriotas!; Usad la inteligencia, aunque sea solo unos minutos,--si no se os ha esfumado-- para refutar esa realidad y, sobre todo, demostrad que aun corre algo de sangre española por vuestras venas. Yo les diría a los jóvenes, que no vale la pena vivir con ese “sambenito”. Hace cien años esto no hubiera sido posible, sin correr antes un río de sangre. (¡No se escandalicen los buenísimos!)

Desgraciadamente la posibilidad de una juventud dispuesta a morir – ¡nunca a “dejarse matar como borregos”!—por Dios y por España, ha desaparecido, pues para eso es imprescindible creer en ambos,… y en la Vida Eterna, y en que estamos sobre la tierra para ganar la “eternidad feliz”. Y, hoy,  ya ni siquiera todos los obispos, sacerdotes, frailes y monjas, profesan esa FE…