Vivimos, desde hace décadas, unos tiempos en los que privan las noticias tristes. Hace unos meses, nosotros mismos dimos una muy penosa para quienes batallamos por España: la revista “SIEMPRE P’ALANTE” desaparecía por culpa de un “ictus” que se cebó en su fundador y alma de la misma. (Por suerte en plena recuperación). 

Ciertamente, ver morir un instrumento de difusión de la Verdad con  mayúscula –y también con minúscula—es una información que duele en el alma a quienes  luchamos por Dios y por España con escasísimos medios a mano para poder orientar la opinión pública.

Hoy, por el contrario, tenemos la alegría de comunicar a todos nuestros lectores y amigos y al público que siente los valores hispánicos y católicos –entre ellos a los lectores del CORREO DE ESPAÑA—una excelente4 noticia: Un grupo de colaboradores de la publicación desaparecida hace seis meses, han decidido  continuar la misma línea de “Siempre p’alante” y --fruto de tal decisión--  el “Dia de la Hispanidad y del Descubrimiento de América” a nacido la nueva revista “UNIDAD CATÓLICA DE ESPAÑA”  (“ni un paso atrás… siempre p’alante”). Ayer me llegó impreso su primer número.  Por supuesto,  todos mis lectores están invitados a suscribirse. Hacerlo es realizar una doble obra de misericordia: “material” y “espiritual”, que Dios siempre premia, puesto que nos lo garantiza por ofrecer un simple vaso de agua. No desaprovechen la ocasión de hacer algo por los dos grandes objetivos de la nueva publicación: defender la Fe de nuestros mayores y los valores de la “España eterna”.

Por supuesto fui colaborador de la revista fundada y mantenida por  excelente sacerdote navarro D. José Ignacio Dallo Laroqui (víctima de los Arzobispos de Pamplona y en especial del “impresentable CirardETA”) y lo seguiré siendo de “Unidad Católica de España” en cuyo primer número público un artículo titulado “LA FE”. Pues me ha parecido que la ruina actual de nuestra Patria tiene un nombre “olvido de la Fe de unos españoles y odio a la Fe de la otra parte de españoles” y les invito a leerlo pues ha tenido buena acogida no por la firma sino por el contenido.  

(Si desean conocer el “calvario de D. Ignacio Dallo, un colaborador de Correo de España, --Jose Luis Díez—publicó un artículo magistral,  sobre el tema del odio satánico de los Arzobispos de Pamplona contra él, por haberse opuesto a la “Confesión general” como ataque mortal a la verdadera “confesión de boca” y que  a pesar de haber conseguido “veinte años después” que “Roma le diera la razón”, los Arzobispos no han cumplido la sentencia,  ni reparado el daño: le retiraron los emolumentos, le quitaron la parroquia, y no le han dado una peseta como dicta la justicia… Por suerte tenía cátedra en un instituto, y pudo vivir…Todo ese que le deben. Y luego vienen hablando de la “nueva evangelización” basada en el amor a los “marginados”, como fundamento del Catolicismo… ¡ja, ja, ja! Y, desde Roma,  piden perdón por los pecados de Carlos V e Isabel la Católica…)

Espero que el Director de este periódico, autorice esta publicidad que hago de un medio de comunicación ajeno pero que está en su misma línea. Que viene a sumar, no a restar, porque desde “Unidad Católica de España” siempre apoyaremos a CORREO DE ESPAÑA, y se lo prometo,  con el peso que puede tener el hecho haber sido nombrado  “Presidente Honorario”  de la Junta Directiva de la Unión de Seglares para la RECONQISTA DE LA UNIDAD CATÓLICA DE ESPAÑA --sin más mérito que el aprecio de los  impulsores de la revista y como  homenaje a la “veteranía en la lucha”-- y que veo comunicada a los lectores en  este primer número (Aprovecho la generosidad y permisividad de D. Alvaro Romero y D. Eugenio García Serrano para agradecerlo públicamente a la citada Junta Directiva)

Me ha llenado de satisfacción ver que,  en esta nueva revista, aparecen las firmas que nos hicieron mucho bien a lo largo de los treinta y nueve (39)  años de vida de “Siempre p’alante” y confío ver en el futuro, a  algunas de las habituales en el “Correo de España” aumentar el número de quienes escribíamos ambos medios.

Para quienes no conocían la revista del D. Ignacio Dallo,  aclaro que,  aunque fuera una publicación de carácter religiosos,  la realidad incuestionable de la indisoluble unión --y unidad-- de la Hispanidad con el Catolicismo,  hacía de “Siempre p’alante” un baluarte de la verdadera política, la constructiva y sólida,  basada en los fundamentos auténticamente humanos. Porque toda política asentada sobre otros valores ajenos a al orden natural y dictados por el Creador, son –como lo declara Cristo muy gráficamente— edificios erigidos sobre arenas movedizas.

“Unidad Católica de España”, continuará en esa línea y, por lo tanto, reforzará a “Correo de España” en el objetivo común de garantizar la vida de nuestra Patria como nación, y como nación católica.

Aprovecho esta información  para responder públicamente a quienes me han solicitado el correo electrónico para poder contactar conmigo y darme información o enviarme sus críticas. Tengo varios, pero utilizo principalmente dos: resurgeh@telefonica.net  y la otra,  catalunyaesespanya@telefonica.net (al no admitir,  Internet,  nuestra “ñ”, utilicé la “ñ” catalano/española  --“ny”--, pues no iba a utilizar la “nh” portuguesa,  o la “gn” francesa) Por este medio me podrán pedir todas las aclaraciones que deseen.