Espécimen de nuestro tiempo

es el político conservador,

de los males de la izquierda

dice ser la solución.

 

De la ideología de género

es un gran defensor,

no sea que lo acusen

de cometer discriminación.

 

Le preocupan nuestros hijos

y también su educación,

que encarga a colectivos

dirigidos por algún maricón.

 

Es un hombre muy piadoso.

Sale siempre en la procesión

y después se va a la logia

de la que es hermano masón.

 

El día que yo gobierne,

viviréis todos mejor.

Acabaré con el paro,

nos repite sin rubor.

 

El día que él gobierna

vivimos todos peor,

con empleos más precarios,

mientras él sonríe burlón.