La añoranza, es parte de la juventud que por la edad, perdimos, pero también la añoranza, con una carga de cariño y sentimientos, de una vida plena e intensa  vivida, en una época maravillosa, extraordinaria y única, con plena felicidad.

Los que tienen más de 65 años, lo entenderán. Los que han recibido las enseñanzas de sus padres  y han comprendido, su paso por esos años 60, con los argumentos necesarios y reales de lo vivido, también lo entenderán. Los otros, adoctrinados y adiestrados, a este Sistema depredador, no lo entenderán y se reirán.

Corrían los primeros años de los 60, España había salido de la ruina y el progreso y “EL MILAGRO ESPAÑOL”, ya estaba en marcha. Los ciudadanos trabajan todos y con sus sueldos, mantenían familias numerosas, mientras las madres hacían las laboras de casa, compraban y cocinaban y también parían. Los chicos iban creciendo y las niñas iban ayudando a su madres a comprar, cocinar, coser, barrer y hacer recados.

Yo, con 14 años y 4º de bachiller, más reválida terminados, me puse a trabajar. Empecé en la Empresa Constructora Grubar, S. A., muy importante, que aglutinaba otras 10 o 12 otras Sociedades, Constructoras, Fábrica de Cerámica y otras.

Trabajé durante 3 años, en el departamento de personal, como Aspirante administrativo, en el que junto al Jefe de Personal, Carlos R. Galiana, íntimo amigo mío hasta su muerte y Carlos, otro mayor que yo que figuraba como Auxiliar administrativo, llevábamos el departamento, en el que confeccionábamos las nóminas, altas y bajas, partes de enfermedad… Metíamos en el sobre el sueldo de cada mes  y las 2 pagas extras, las llevábamos por las Obras y el Listero, les pagaba a los Obreros.

Las Empresas disponían de 800 trabajadores de la construcción, más unos 20 administrativos, junto a los técnicos del departamento de arquitectura; Arquitectos, aparejadores y delineantes.

De todos los obreros, había unos 10, que tenían más de 20 hijos, con títulos nacionales,  la mayoría estaba entre 6 a 10 hijos y los más tontos, tendrían más de 3 hijos. Todos en razón a los hijos tenían los “Puntos”, dinero extra que les ayudaba económicamente un poco más.

Y ahora viene la pregunta:

¿Cómo es posible, que con un solo sueldo, pudieran vivir familias tan numerosas?

Pues vivían y comían todos, de un gran puchero, a los 14 años, se ponían a trabajar y entregaban su dinero a la madre, que era como siempre la administradora de la familia.

¿Curioso no?

Y ahora, en esta maravillosa “Democracia”, una pareja con los dos miembros trabajando y un solo hijo, difícilmente llegan a final de mes.

¿Por qué será? ¿Acaso es que todos los días se van de fiesta, comen en restaurantes de 4 tenedores, …..? No, … y no.

La diferencia era, que antes apenas pagábamos; Luz, agua, … Y no existían los Impuestos, que empezaron a regir allá por 1977-78. Además que solo había un 5% de los políticos que hay ahora, que se lo llevan crudo y mucho, más la rapiña legalizada.

 

Las casas eran o gratis o entregadas a la juventud a precio de costo, para que de su sueldo, solo tuvieran una pequeña incidencia y cubrieran todos sus gastos y encima pudieran ahorrar unas pequeñas cantidades que las metían en su cartilla, de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, luego Caja Madrid, luego comida por los políticos, posteriormente Bankia y en la actualidad absorbida y desaparecida después de más de 160 años, hoy en manos de LA CAIXA, como tantos Bancos que existían en aquella época, de los cuáles no ha quedado ni la muestra.

Posteriormente, terminada la jornada de trabajo, iba a una Academia, para seguir con mis estudios, terminaba a las 22,30 y me iba al Gimnasio para hacer Judo.

Los fines de semana y vacaciones, me dedicaba al baile y los famosos “GUATEQUES” con mi Pandilla  (60 chicos/as), que montábamos cada día en una casa privada diferente, previo a sacar a nuestros padres de ella. Poníamos un duro (5 pesetas), cada uno y comprábamos bebidas, bocadillos y frutos secos.

Disfrutábamos muchísimo y eso lo hacíamos desde los 11 años, con una libertad absoluta. Incluso asistíamos a las fiestas de los pueblos, en los que yo al estar en la Sierra, la pandilla nos movíamos en bicicleta y por carretera, de pueblo en pueblo, El Escorial, Alpedrete, Guadarrama, Navacerrada, Becerril Sierra, C.  Villalba, … Con solo 12 años, llegábamos a nuestra casa a las 2 o 4 de la madrugada, sin incidencia alguna. Con absoluta libertad y autorización de nuestros padres, sabiendo que la seguridad en España era absoluta.

Todas las tardes, quedábamos en un punto, siempre el mismo (Un muro de piedra, por encima de la estación de ferrocarril de Villalba), hasta que todos llegaran y nos íbamos al lugar que habíamos previsto el día anterior. Hablábamos, contábamos chistes, nos enfadábamos, a veces nos pegamos por una chica, …, y como diversión nos comíamos una bolsa de pipas, siendo felices y no necesitando nada más.

Pero, “Los tiempos cambian que es una barbaridad”

Vinieron las Discotecas y mataron los famosos Guateques, ya no convivíamos amigos con amigos, sino amigos con desconocidos. Ya no éramos una piña. Nos dispersamos. Ya no aportábamos discos a los guateques, ya no tomábamos la Pepsi y el bocata….

Por aquellos, años y antes, empezó la Televisión, la caja tonta, que ha adoctrinado a todos españoles y ha destruido a tantas y tantas familias, destruyó la Radio, esa que se ponía cuando los padres e hijos comían alrededor de una mesa y escuchábamos el “Noticiero”, mientras hablábamos y nuestros padres nos preguntaban que tal los estudios o el trabajo. Esas conversaciones familiares y esas reuniones familiares, se acabaron y no solo eso, sino que cada uno come a una hora y ve la caja tonta, mandando callar al resto y disputándose el mando, entre canal y canal, la “mierda” de la tele, que al principio, tenía concursos y programas de carácter educativo o de entretenimiento. Ahora ya son programas de paparazzi y de meterse en la vida de los demás, en lo más íntimo de su vida, intentando destruirlas, cobrando fortunas por hacerlo.

Ahora los chicos, se reúnen en un determinado sitio, todos con el móvil de última generación y en lugar de hablar, se comunican con mensajes de un móvil a otro, estando a solo 4 metros…“HAN PERDIDO LA VOZ Y LA COMUNICACIÓN”. Ya no hablan, solo se escriben y muy rápido.

Hoy, los juguetes, se limitan a un osito, cuando tienen menos de un año y desde los dos años, los bebés manipulan el móvil de la madre y a los 3 años, le compran un móvil de primera generación, que con solo 5 años, será de última generación. Por otro lado, los padres y sobre todo las madres, se quitan de en medio a los niños, ya que ellos en un rincón, se pasan horas y horas metiéndose en no sé qué, pues pueden acceder a todo,  hasta los 3 rombos, que ya no existen.

Todos esos niños ya no se reúnen con su padre, sino que conviven con su madre y otro hombre que ha aparecido por allí y se acuesta con su madre, en la que antes lo hacía el padre biológico. Otros sonados fines de semana, pocos, se van el fin de semana con su padre y con la novia de éste, con la que se llevaban mal, pues el hijo la culpa de haber “robado” a su padre y dejar a su madre y a sus hermanos y sobre todo a la inversa.

En definitiva; la juventud actual ha perdido;

.- Los famosos “Guateques”, de música actualizada e importante que se oía y bailaba ese año, junto a sus amigos de siempre.

.- Ha cambiado, la radio, por la televisión de la caja “LISTA”, pues los MAMPORREROS, adoctrinan a la juventud, al adulto y a todos, para que sutilmente sean parte del Sistema y fieles a él. Les ofrecen “Seguridad”, poniéndoles un BOZAL, que llevarán permanentemente y cuando lo desee el Ejecutivo de turno, para hacerles pensar que es solo “POR SU BIEN, SU SALUD Y SU PROTECCIÓN”

Y LA MAYORÍA SE LO CREE.

.-Y ha cambiado la riqueza de la conversación, con la familia y con los amigos, por un instrumento, por el que ya sin él no pueden vivir: “El Móvil de últimísima generación”, que ya es absolutamente indispensable, pues dicho aparatejo, les sirve de ayuda, de; Padre, madre, amigo, amiga, novio, novia, …, y les hace reír, llorar, …. Y sobre todo y ante todo; ¡MALGASTAR SU PRECIOSO TIEMPO!

Pero no es culpa de los niños, ni de los jóvenes, sino de unos padres, que dan todo lo que piden sus hijos, aunque sea pernicioso, para su salud mental,  para el estudio y para el futuro de sus vidas. Se dice;  ¡Lo hacen todos los padres, como no vamos hacerlos nosotros!

En definitiva; esta JUVENTUD, es la que ha PERDIDO SU INFANCIA, SU ADOLESCENCIA…” y poco o nada tendrá que contar de sus experiencias a sus hijos, en el supuesto que los tengan y les escuchen.

Por último; yo os aseguro que nada he tenido que ver con esos padres, pues he seguido actuando como un padre tradicional, regalándoles juguetes, cientos y cientos, de acuerdo con su edad. A los 14 años,  les he comprado un móvil solo para llamadas y saber si necesitaban algo. Y a los 17 años les he comprado un móvil de última generación, el mismo que la mayoría de los padres, regalan a sus hijos a los 2 años, quizás para quitárselos de en medio y que no les molesten. Eso sí, su madre, muy moderna ella y actual, les compró, con mi dinero, móviles de última generación a partir de dejar el pañal. NADA PODÍA HACER YO.

Y después de todo esto, voy a poner a mis ídolos de siempre: “EL DUO DINÁMICO”, aquellos que fueron gran parte de mi juventud, mi alegría, mi felicidad, con esos amores de verano, de ilusión, de guateques, de la “Década Prodigiosa”, con los bailes del: TWIST, ROCK AND ROLL, YENKA, GALI GALI, SURF…