Javier Cárdenas es uno de los comunicadores más polifacéticos de nuestro país, que tiene a sus espaldas una larga y exitosa trayectoria en radio y televisión. Javier es un periodista muy respetado por su valentía y por expresarse con total libertad sin cortarse un pelo en decir las cosas. En esta entrevista reflexionamos sobre la libertad de prensa en España y el servilismo al poder de muchos periodistas.

¿Cómo valora iniciativas como el programa Estado de Alarma, en donde participó?

Es un programa que tengo que reconocer que sigo poco. Me hicieron una entrevista que tuvo mucha repercusión y me pareció un medio valiente en el cuál una serie de periodistas intentaron abrir una ventana en un momento en que no había demasiada pluralidad, luego se ha abierto más.

Nos están vendiendo una pandemia sin apenas sufrimiento, sin ver imágenes de hospitales, veíamos a gente en los balcones intentando animar a los vecinos, pero nada más. Estado de alarma ha sido un programa que nos ha abierto los ojos, aunque desde la radio todos intentábamos plasmar lo que estaba pasando con las opiniones de los sanitarios que entraban en directo en mi programa.

¿Percibe una reacción el periodismo español, en donde varios profesionales aspiran a poder expresarse con libertad independientemente de su afinidad ideológica?

No mucho, yo aspiro a eso y lo llevo haciendo desde hace un montón de años, pero tengo una sensación más bien al revés, donde veo cada vez más a periodistas con el carnet del partido en la boca. Yo suelo ser muy crítico con el partido que está en el poder. Lo fui con Rajoy, con Zapatero y en Cataluña con las barbaridades de los Puyol con las mordidas multimillonarias. Y ahora me toca serlo con PSOE y Podemos, a pesar de que también critico la debilidad de la oposición.

Durante mucho tiempo ha habido miedo a salirse del discurso políticamente correcto, ¿hasta qué punto es esto pernicioso para el periodismo?

El miedo a ser políticamente incorrecto es una tragedia. Nosotros desde la radio atizamos habitualmente a la gente que está en el poder por una razón muy sencilla, porque son los que tienen capacidad de decisión y de mando y de cambiar las cosas. Nos suelen criticar medios de comunicación que están prácticamente a sueldo del partido político en cuestión, altamente subvencionados por partidos políticos. Sorprende que se dediquen a la política para criticar a periodistas en vez de criticar a aquella gente que puede cambiar las cosas. Hay miedo a ser políticamente incorrecto porque nadie quiere quedarse fuera de juego, fuera del manto de la cobertura de un partido.

Las redes sociales y medios on line en muchos casos pueden llegar a influir tanto o más que los medios tradicionales.¿Cree que acabarán desbancándolos?

Totalmente y por eso hay partidos que de la nada están gobernando España porque se dieron cuenta que su forma de influir era manipulando las redes sociales y cuando digo manipulando lo digo de verdad. Que un gobierno de España pague cuentas falsas como ha pasado con esta pandemia es muy grave. Por ejemplo en el caso del Ministerio de Sanidad aparecían ciento y pico mil cuentas de modelos guapísimas siguiendo al Ministro de Sanidad, Salvador Illa, que no es precisamente Brad Pitt, es un escándalo. Y lo es porque además de mentir lo hacen con nuestros impuestos. Esto es malversar el dinero y casi nadie les pide una explicación.

¿Los insultos y barbaridades que dice la gente en las redes sociales son un síntoma de nuestra decadencia como sociedad?

Evidentemente que es una muestra de decadencia, que alguien entre en el perfil social de otra persona para decirle todo tipo de barbaridades, en la mayor parte de los casos sin ningún fundamento es un síntoma de esta decadencia. Y la prueba está que la gente que tiene mayor número de seguidores en este país son los que participan en Hombres, mujeres y viceversa. Es decadencia pura. Cuando sucedió la increíble tragedia de un piloto que estrelló el avión con un montón de víctimas la gente se quejaba de que Tele 5 interrumpió ese espacio para dar la noticia.

¿Cree que cada vez la censura va a ser más dura, de tal manera que no se pueda decir nada sin que nadie se sienta ofendido?

Absolutamente, sólo tienes que ver el hilo de un foro. Das los buenos días y enseguida te contestan: -buenos días para ti c.... que tienes trabajo. Y otro responde...y de una simple tontería se monta un follón alucinante. Esto demuestra la crispación que se vive en España, pero también se demuestra que hay gente que vuelca su frustración en las redes sociales. Por eso pienso que no hay que tomarse muy en serio las redes sociales porque no es gente real, es gente que en la calle nunca te diría nada, sería incapaz de montar un follón en la vida real, pero en las redes sociales se atreven.