Hablaba  hace  unos   días   con  una  amiga  psicóloga,   muy  culta   y   perspicaz,  sobre   el  grado   de   inteligencia   que   podrían   tener   los   líderes   políticos  en   general.  Decía   ella   que  su   coeficiente   intelectual   probablemente   fuera   bastante   alto,    cuando   un   buen   número   de   ellos   mienten     descaradamente    en    público  como   comprobamos   atónitos   por    los   registros   gráficos   y   sonoros    de   sus   intervenciones,   se  contradicen   de    forma   continuada   e   incumplen   a    sabiendas  sus    promesas  electorales,   es   decir,   estafan   a  los   ciudadanos    al   ofrecerles   una   mercancía   falsa, y,   pese    a    todo,    se   mantienen   en   el   Poder.

           No   estuve   de  acuerdo    con   mi   buena   amiga     sobre   su   percepción   acerca   de  la  inteligencia   de    determinados   políticos,   por   una   cuestión     que,  a   mi  modo   de  ver,   resulta   fundamental:    la  verdadera   inteligencia  tiene   un   componente   ético    del   que      carecen     ese   tipo    de   gobernantes,   que  poseen,   eso    sí,     una   aptitud    que    podría    semejar    a   la  inteligencia,   pero   que   difiere   radicalmente   de   ella:   la   astucia.

         La    astucia   es   una    característica   innata,   que   se   desarrolla   progresivamente   a   lo   largo   de   la   vida,    consistente     en   idear   engaños    y   percibir    los   ajenos.   Mientras   la  persona     con verdadera   inteligencia   tiende    a   comportamientos   integradores    y    lícitos,   el   astuto     se   basa   en   alcanzar   objetivos   mediante   el   engaño,    en   beneficio   propio,   de   sus   familiares,   amigos    y   demás   correligionarios.     La   astucia,   por   tanto,    aproxima   más  a   quien   la   ejerce   al    perfil     del   PSICÓPATA     ESTAFADOR      que   a   la    persona    verdaderamente   inteligente.

            Al   margen   de   la   relación   de   fuerzas  y   alianzas   que   pueden  explicar    la    permanencia  de   un  determinado   grupo   al   frente   del   gobierno    de    la   nación,    una   cuestión   que   emana    de   los   distintos   intereses   en   juego,   la    superior  utilidad   de   la   inteligencia  no   puede    quedar   reducida   a    satisfacer   los   intereses    de    una   parte   de   la   ciudadanía,  en   especial,    de   los   pocos   que   gobiernan,    cuando     en   la   nave   del   país   viajan   juntos   todos   los   ciudadanos     a    través    de   una   ruta,   que   no   debiera    diferenciar    adscripciones   políticas    o   cualquier   otro   tipo    de   consideración. 

          La   inteligencia   ha  sido    definida   de  muchas   maneras,   sin   que hasta   ahora  se  haya   llegado   a   un  consenso  unánime,   si   bien,   desde   el   año   2007,    se   viene    aceptando   la  definición   de   Passer    y   Smith:   “Inteligencia   es   la   habilidad    para  adquirir   conocimientos,   pensar   y   razonar    con   eficacia   y   manejarse   en   el  entorno   de    modo   adaptativo”.     Otras   definiciones,   difieren  en   la   forma   de  expresar   estos   conceptos,   o   en    sus   matices,   pero   todas     coinciden  en  lo  esencial.

        Como   vemos,   la   inteligencia    necesita   de  tres   elementos: 

                  --Capacidad    de   adquirir   conocimientos.

                  --Razonamiento   eficaz.

                  --Uso   adaptativo    en   el   entorno.

            En   los   políticos   que   estafan   electoralmente   a   los  ciudadanos,   con   ofertas   electorales   que  no   piensan   cumplir   una  vez  alcanzado   el  Poder,   existe   un   sesgo,   un   torcimiento,   en  cada  uno  de  los  tres   elementos   de  la    inteligencia,   que   los   sitúa  de  forma   clara   en  la  escala   de   los  individuos  no   inteligentes.   Veamos   por   qué.

            Respecto   a   la   capacidad   de   adquirir   conocimientos,   una   ideología   excluyente,  que   se   mueve  de    forma   prioritaria para   mantener   el  Poder    a   costa   de   cualquier   felonía    o    ardid,    que   no   considera   la   parte  de   verdad   que  pueden   tener   otro   tipo   de   ideologías,     crea   un   filtro  intelectual  que   solo    permite   considerar  aquellos   datos   del   entorno  que   coinciden   con   los   propios   prejuicios   ideológicos,      impidiendo  la   incorporación  de    otros     muchos   datos  objetivos  que   podrían  enriquecer  el   proceso   de   razonamiento,   un   empobrecimiento    que   limita   y    tuerce   la   información    necesaria   para   entender   y,   por   tanto,    el  resultado   de   la   comprensión.    Dicho  de   modo    más  sencillo,   a   través   de   un   certero  proverbio:   “La   ideología   nubla   el   entendimiento”.

            Por   la   misma  razón,   el   sesgo    ideológico   resta   eficacia     al   segundo   elemento   de   la   inteligencia,   el  proceso   del   razonamiento,   teniendo   en   cuenta    que   las   ideologías    contienen   más   elementos   emocionales    que   cognitivos,   por   lo     que    no  es   posible   realizar    un   razonamiento   eficaz,  y,   mucho   menos   en   política,  -una   actividad   dirigida   a   mejorar    el   bienestar   de   la   mayoría-,     a   partir    del    espurio    interés    de    mantener    el   Poder    a   cualquier   precio,  favoreciendo   a    los   adeptos,  comprando     a  los   medios   de   comunicación   y  apoyándose   en   minorías    cuyas   propensiones    en   nada   coinciden     con   la   gran  mayoría    de    los   ciudadanos.

          ¿Puede   darse    un   uso  adaptativo    con   el   entorno     en    el   proceso    de   inteligir,      en   base   a   promesas    incumplidas    y    engaños?    Evidentemente   no,   pues   lo   adaptativo    busca   la   mayor    sincronización    posible    entre    el   medio  y    el    desarrollo    de   las   actividades   humanas,   en   este   caso   de   una  nación   entera,  que,       sorprendida  y   desorientada   al    descubrir    toda   una   larga   serie   de   mentiras,    de    imposible    encubrimiento   por   muy   grandilocuentes    y   escogidos   vocablos,    o   silencios   delatadores,       se   usen   para    disimular    las    artimañas,    queda   debilitada,   en   la   incertidumbre,       sin   certezas   en   que   basar    el    desarrollo.

           En   definitiva,    la   verdadera   inteligencia    tiene   un   componente    ÉTICO,     que    en   el  caso    de   la  actividad   política,    debiera    buscar     el    beneficio    común    sin   subterfugio     alguno,  con   el  mayor   de   los   ánimos    integradores    y   francos,   sin   los    engaños,    añagazas     y   dobleces     propias     de   la   astucia.    Queda   a   juicio   del   lector,     ante     los   acontecimientos   que   observamos   a   diario    en   nuestra    queridísima    ESPAÑA,   si   estamos    gobernados     por    políticos    inteligentes,    o   por   el   contrario,    simplemente   astutos.