Reflexión día 6: El valor de la Confianza. En nuestras anteriores reflexiones buscamos fomentar el principio de la Unidad. Trabajando juntos, luchando juntos, conseguiremos salir adelante de esta profunda crisis sanitaria, económica e institucional. Solo cuando el pueblo español se siente profundamente atacado, siendo en este caso nuestro principal enemigo un terrible virus, es cuando a lo largo de la historia hemos demostrado estar más unidos, saber luchar juntos y ser muy fuertes. ¿Cuál es hoy una nueva amenaza que se cierne sobre nosotros como nación? La desunión. Como el gran profesor del IESE, Miguel Ángel Gallo, siempre nos repetía “Todo aquello que en la naturaleza no está unido, se descompone, se corrompe”. ¿Que “vitaminas” se precisan para fortalecer la Unidad? Desde luego una de las principales es la confianza. Si yo confío en mi familia es fácil tener una familia unida y robusta. Si yo confío en mis jefes y en mis colaboradores en mi empresa formaremos un equipo unido y fuerte. Si yo confío en mi clase política tendremos un país unido y capaz de salir adelante ante cualquier circunstancia. Dicho todo esto, ¿Cuál es la clave para confiar? Sin lugar a dudas, los hechos deben acompañar a las palabras. Ser coherente y mantener una unidad de vida es fundamental para que nuestro ejemplo sea seguido por los demás, para que los demás puedan confiar en nosotros.  La vida ejemplar de un hombre honesto tiene una capacidad de arrastre sobre los demás sin igual. Por tanto la clave hoy es la de ser capaces de ser hombres honestos, consecuentes en nuestra vida con nuestros actos y confiables porque no tenemos ninguna duda que juntos somos mucho más fuertes.

El Cid ha vuelto.

 

Reflexión Día 7: El Respeto. (el camello representa la constancia, la humildad  y el trabajo, este grupo de ellos en mitad de Assilah me hizo recordar esta virtud del saber respetar) Cuanto vale el respeto! Que gran virtud vernos reflejados en quien nos escucha con detenimiento, sin la prisa de ver que enseguida que cojamos aire al hablar va a interrumpirnos para colocarnos su frase, su punto de vista, su interés.... que importante es saber escuchar, tratar de entender que piensa mi esposa, mi hijo, mi amigo, mi colega en el trabajo (incluso mi jefe... si, ese que siempre quiere tener razón...), mi oponente (en todos los campos porque vivimos en una sociedad tan competitiva que a cualquiera que nos escuche o nos contradiga lo definimos interiormente como un oponente y a partir de ese momento ya nos cerramos en banda y con razón o sin ella ya no le hablamos, discutimos con el sin escuchar o tratar de entender). Tenemos que darnos la oportunidad desde hoy mismo de tratar de escuchar y entender al de enfrente y buscar lo que nos une... olvídate de lo que te separa de los demás... porque no tengas duda que vas a tardar muy poco en encontrarlo... así somos... pero si nos acostumbramos a encontrar lo que nos une, nos vamos a dar cuenta del valor de todos los que nos rodean. A veces puede resultarte difícil, en el a priori imposible... pero si haces el ejercicio de encontrar cosas comunes las vas a encontrar y vas a descubrir que todo fluye más fácil, que se puede construir juntos, levantar castillos hasta el cielo y este valor es hoy más importante que nunca en España... que quieres encontrarle pegas a todo, que piensas que fulano es odioso, mengano un mentecato, zutano un “no sé qué” políticamente hablando?... adelante... ya me contarás con esa actitud si eres feliz... ojalá lo seas... pero por propia experiencia te adelanto que te lo pones a ti mismo muy difícil y que además si crees que nuestra misión es sacar adelante España se te va a poner muy complicado.

Disfrutemos respetando a los demás y ganándonos su respeto, porque entonces estaremos más unidos, llegaremos más lejos y seremos más fuertes! Merece la pena....

El Cid ha vuelto!

 WhatsApp_Image_2020-08-19_at_17.08.02

Reflexión día 8: La Reciedumbre (hoy os cuelgo una foto del Castillo de Guadalest donde he disfrutado hoy de nuestra España, nuestros Reyes y nuestros grandes hombres, nobles y plebeyos que españoles todos se partieron el cobre por una España unida, grande y fuerte... porque no hay español pequeño!) Aunque en algunos sitios web nos digan que la Reciedumbre es un sustantivo femenino en desuso me niego a aceptarlo... la reciedumbre en nuestra tierra no puede nunca estar en desuso porque su propio significado nos invita a dar un salto adelante para que nosotros vivamos esta magnífica virtud y la inculquemos en nuestro entorno y sobre todo a nuestro hijos... algo que etimológicamente significa como adjetivo “recio” y le acompaña un sustantivo que implica cualidad, conjunto y cantidad... hoy no puede ni debe estar en desuso!!! En tiempos de dificultad como los que vivimos es cuando debemos de sacar de dentro todo lo bueno que llevamos y la reciedumbre es un verdadero camino de lucha hacia el bien superando las dificultades con verdadera voluntad de vencer, con señorío y con la madurez y el respeto propios de mujeres y hombres de bien. Luchar sin desfallecer, sin quejarnos, sin lamentarnos, sin crítica fácil y con la vista y el corazón puestos en un ideal común que es el bien! Como cultivar en nosotros mismos esta virtud? Es fuerte y por tanto recio quien hace lo que debe, lo que es necesario en cada momento para su familia, para su empresa, para su patria... sin quejas, sin escatimar esfuerzos, vaciándose con generosidad en aras de un interés común y superior... una vez más apartando el “yo” para buscar el bien del “nosotros”... porque el

recio y valiente no el que no tiene miedo al esfuerzo y al sacrificio, sino el que es capaz de superarlo! Son héroes anónimos del día a día que no se dejan traicionar por el egoísmo o la ambición desmedida... yo quiero ser uno de ellos, te “alistas” conmigo?

El Cid ha vuelto!

 WhatsApp_Image_2020-08-19_at_17.08.03

Reflexión día 9: (Foto ciudad vieja de Altea)  la Justicia. Uno de los grandes reclamos del hombre a lo largo de su historia es la Justicia. La sed de justicia innata en el hombre la vivimos, la escuchamos y la deseamos... Que enorme desasosiego se genera en el

ser humano cuando siente que se es injusto con el... cuando sentimos que deslealmente se nos arrebata algo y que no podemos luchar por recuperarlo porque una fuerza superior, ignominiosa nos impide hacerlo... La condición humana no puede resistir impunemente la injusticia,... pero,  cuantas veces en nuestro obrar somos injustos con todo y con todos los que nos rodean? Nos cuenta S. Juan Pablo II, “ En un cierto modo la justicia es más grande que el hombre, más grande que las dimensiones de su vida terrena, más grande que las posibilidades de establecer en esta vida relaciones plenamente justas entre todos los hombres, los ambientes, la sociedad y los grupos sociales, las naciones, etc. Todo hombre vive y muere con cierta sensación de insaciabilidad de justicia porque el mundo no es capaz de satisfacer hasta el fondo a un ser creado a imagen de Dios, ni en lo profundo de la persona ni en los distintos aspectos de la vida humana. Y así, a través de este hambre de justicia el hombre se abre a Dios que “es la justicia misma”.

Porque se es justo cuando se mira a la persona que tenemos enfrente con respeto, consideración y con la búsqueda de tratar encontrar en el a igual y no a un rival, de no medirlo por debajo de mi. No es justo quien es desconsiderado con los demás, quien hace la broma fácil a costa del amigo o el rival, quien siempre trata de prevalecer por encima de todos... la justicia no sólo se basa en lo económico... que también... pero empieza en un primer lugar en la consideración de las personas... es verdad que muchos filósofos nos enseñan que para ser justo hay que saber amar... y saber amar arranca con la renuncia del yo. Por eso cuando buscamos un mundo más justo, más equilibrado, más solidario, debemos empezar por el respeto a los demás. Solo así, con nuestros más próximos, comenzaremos a hacer un verdadero ejercicio de justicia. vuelves a  alistarte conmigo? Merece la pena!

El Cid ha vuelto!

 WhatsApp_Image_2020-08-19_at_17.08.02_1

Reflexión día 10: (La foto de hoy está recogida de una buena navegación con un buen amigo delante del Peñón de Ifach) El Honor. Empiezo mi reflexión de hoy recordando al Alcalde de Zalamea cuando lanzó su prodigiosa frase: «Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma sólo es de Dios...» El honor es la virtud moral que nos lleva a actuar con rectitud cumpliendo con nuestro deber, así como el

sentimiento basado en la lealtad que nos lleva a demostrar coherencia en nuestra conducta y nos guía en el cumplimiento del deber y en la excelencia profesional. Por eso cuando nuestro obrar es recto contra viento y marea y no se ve torcido o condicionado por tormentas de intereses y por las dificultades propias del día a día, siendo ejemplares sin hacer alarde de ello, seremos verdaderos hombres de honor que con nuestro prestigio labrado de forma continua en nuestra vida seremos verdaderos elementos transformadores de nuestra sociedad. Tomando como base la página web del ET cito textualmente: “El honor se basa y fundamenta en una conciencia bien formada, en la que se cultivan con esmero otros muchos valores como la integridad, la caballerosidad, la justicia, la honradez y el respeto a la dignidad propia y ajena”... Una conciencia bien formada destaco... que importante es no sólo tener el sano afán de formarnos y alimentarnos en la moral y en las virtudes sino en el vivirlas en nuestro día a día... porque si no podremos caer en aquello de “vive como piensas o acabarás pensando como vives”.... una vez más si queremos buscar la unidad de nuestra patria y conseguir con nuestro esfuerzo y sacrificio una España más justa para nuestros hijos tenemos que empezar por nosotros mismos y con nuestro esfuerzo y ejemplo transformar para construir un futuro mejor... vivamos la virtud del honor y tendremos un regalo en nuestra vida por que merece la pena y porque...

El Cid ha Vuelto!

 WhatsApp_Image_2020-08-19_at_17.08.03_1

El fundador de La Legión, D. Jose Millan Astray, supo encontrar en el "Bushido" un código sencillo y práctico. Siendo el camino del guerrero, "la Vía de los Caballeros" y que resumió en los siguientes puntos;  1 Culto al Honor 2 Culto al Valor 3 Culto a la Cortesía 4 Culto a la Patria