Respuesta a un Fiel

¿Qué significa que Jesucristo se hizo pecado sin cometer pecado?

Esto aparece en 2 Corintios 5,21; pero lo pondré en contexto con el versículo anterior:

20… ¨¡Reconciliaos con Dios! 21 al que no conoció pecado, Dios lo hizo pecado en favor nuestro, para que nosotros lleguemos a ser en el justicia de Dios

La clave está en reconciliarse con Dios, el que nunca estuvo separado de Dios por el pecado que es división, murió como si lo estuviera, como un maldito, cargando con la penitencia del pecado, con el salario del pecado sin haber pecado. Cuando sabemos que no se puede separar el pecado de sus consecuencias, no hay muerte sin pecado. De hecho, al tomar carne mortal, no peco, en cambio tomo la ¨condición de esclavo¨ qué significa pasar hambre, sed… Y experimentar la muerte ¨por culpa del pecado entro la muerte en el mundo¨ que es la esclavitud de la carne pecadora desde Adán y Eva: el pecado original. En este sentido podemos ver a que se refiere San Pablo con que se hizo pecado, sin habitar en él pecado ni haber en nada pecado, pues desde su concepción en el vientre de María la Llena de Gracia, toda pura y tres veces Virgen, antes durante y después del parto, por medio del Espíritu Santo; nació Jesús en una nueva humanidad ¨El nuevo Adán¨ sin pecado, ni correr por él sangre pagana. También llamada la kenosis de Jesucristo, porque fue el mismo el que se hizo esto, ¨pecado¨, para redimir al hombre y reconciliarlo con Dios, volviendo así al versículo: ¨20 ¡Reconciliaos con Dios! ¨ porque sin venir a este mundo, (versículo 21) no hubiera sido posible lo anterior (versículo 20). Aquí está el quid, reconciliación en el agua, sangre, cuerpo, alma, divinidad, obediencia y perdón de Dios; por medio de la humanidad de los sacerdotes que administran los Sacramentos: Acciones salvíficas de Dios ¿Son pecadores estos? Si, también los Cardenales, que muchas veces son incluso llagas que supuran, pero incluso en este cuerpo místico de Jesucristo (sus sacerdotes), son como ese cuerpo lacerado de Dios donde sus cardenales y llagas nos han curado y sanado del pecado. Esto solo puede hacerlo el cuerpo místico sacerdotal y ministerial. Luego ya veremos qué pasa con estos cardenales… Como decía San Pablo ¨no sea que habiendo predicado a otros quede yo eliminado¨.

Continuemos con se hizo pecado en el sentido anterior, pero en otro orden. Significa también que es lo que ha venido a ser, sin pretenderlo ni desearlo; pero así fue y advirtió que no nos escandalizáramos de Él. Pecado es una palabra de origen latino que más se asemejaba al significado arameo o hebreo. En latín la acepción valida seria: ¨falta o acción culpable¨, ¨tropezar¨ o ¨cometer una falta¨. De ahí la gran riqueza en la escritura ¨por poco doy un mal paso¨; ¨reconozco mi falta y delito¨; ¨el consejo del impío le hará tropezar¨; ¨entonces iras confiado y no tropezará tu pie¨ y la más conocida ¨para que tu pie no tropiece¨ o ¨allanad el camino del Señor¨. Esto quiere decir que el que comete pecado, su pie tropieza y de alguna manera se estrella o golpea con su propia iniquidad. En cambio, el que no comete pecado no tropieza.

En la predicación Jesucristo habla muy claro y más aún lo profetiza Simeón: ¨este niño, está puesto como piedra de tropiezo y roca de estrellarse para que muchos en Israel caigan y se levanten¨. Jesús que no cometió pecado carga con sus consecuencias y penitencia por nosotros, siendo aun culpables, y sin merecérnoslo, pago por nuestros crímenes, por el de Adán y Eva; para que acogiendo su gracia, como Él advirtió, ¨no pecáramos más¨, después de semejante regalo. Y aquí es cuando Jesús se hace pecado y carga con la cruz, el pecado pesado de la humanidad; y en el ¨vía crucis¨ Jesús cae, tropieza físicamente 3 veces, por culpa de nuestro pecado, done las llagas de esas rodillas también nos curan. Finalmente, colgado del madero es antídoto contra la mordedura de la serpiente, es lo antagónico. El veneno de la serpiente provoca un escozor abrasador, necrosis de la zona y muerte; su antídoto es solo posible y eficaz (cosa hasta hoy no posible al 100x100) encontrando una persona o animal que genere los anticuerpos, de ahí sacar la sangre con sus anticuerpos y administrarla al que ha sido picado por la serpiente (lo he resumido demasiado). Yo no puedo mas que arrodillarme ante Dios que lo ha creado todo en su infinita Sabiduría, en Cristo esta todo: porque Él es origen, guía y meta del universo. En su sangre hemos sido curados, ¨pues al punto salió sangre y agua¨ y aun sale, pues sus llagas resucitadas aún no están cerradas.

Ante la picadura de las serpientes, hecho real e histórico, Dios dio una enseñanza a su pueblo y a nosotros. La serpiente abrasadora que se pone en el estandarte para que todo el que la mire quede sano, significaba las miles de toxinas que tiene este veneno en la multiplicidad de pecados que existen, y como solo Dios es capaz de generar esos anticuerpos que vivifican1. Se atrevieron a murmurar contra el pan del Cielo y llamarlo pan sin sustancia, pero es Cristo en el ¨pan¨ de la Eucaristía, el cuerpo de Cristo que da vida y vida eterna, anticuerpos contra el pecado.

Como decía es un ejemplo, una enseñanza, porque no se podía comer el pan sin antes haber sido curados de la picadura. No se puede comulgar en el sentido de primera comunión o comunión en gracia, sin antes haber mirado a Cristo en la Cruz, antídoto contra las murmuraciones y pecados. Mirándole vemos el ejemplo de cómo comportase ante el mal, para que Cristo viva en nosotros. Es el camino al Padre, para encomendarnos al Padre como lo hizo su Hijo, como todos los Santos Mártires. Nos envenena nuestro pecado y el ajeno, y la cura es mirar al que, sin culpa de nada, nos mira con un amor abrasador, generando amor y vida para la humanidad; y solo desde aquí un amor para el prójimo, el alejado y el enemigo. Así, llorando nuestros pecados, confesarlos cuando sea posible a un sacerdote y comulgar el ¨pan¨ de Cristo, que es su cuerpo, alma y Divinidad, como remedio para el pecado del mundo entero. Entonces quien nos separara del amor de Dios ¿el miedo? ¿la peste? ¿el coronavirus?... En todo esto vencemos por aquél que nos ha amado. No hay pecado, virus, enfermedad, ni muerte que no halle respuesta en Cristo; y es una que bien se podría proclamar desde los balcones el Domingo 12 de abril ¡Cristo ha Resucitado!, ¡Resucitemos con Él!

Luego para la reconciliación no hay que tropezar, pero una vez más aquí está que Cristo se ha hecho pecado, se ha hecho piedra de tropiezo, división, escándalo y Roca de estrellarse, para los que no creen en La Verdad, Su Divinidad, Humanidad, Impecabilidad y Resurrección; y que ha fundado una Iglesia y que Él está en la Eucaristía; como decía hace poco Benedicto XVI, una sola palabra en griego: ¨Eucharistomen¨, ¨convencido de que esta palabra ya dice todo lo que se puede decir en este momento¨.

¡Eucharistomen!. Jesús Sánchez. Pbro

1 Mucho cuidado con las interpretaciones gnósticas a este respecto, donde ahora no voy a entrar, pero es cometer el pecado contra el Espíritu santo, que fue atribuir a Lucifer la obra y la salvación de Dios.