Desde que nuestro Presidente Nacional, Santiago Abascal, me encargó encabezar este gran proyecto -ya en noviembre de 2014-, el compromiso con el mensaje de VOX ha sido mi único horizonte. Mi objetivo ha sido dar voz a los valencianos, y defender sin miedo a nada ni a nadie, un futuro prometedor, próspero y con valores, para nuestros hijos.

Por encima de intereses y personalismos, el equipo que dirijo ha hecho crecer VOX Valencia de forma exponencial, consiguiendo en muy poco tiempo llegar a una afiliación de más de 4.300 afiliados con derecho a voto (en los meses del confinamiento hemos seguido creciendo, sin parar). Ni la pandemia, ni dificultad alguna, han conseguido frenar nuestro crecimiento y nuestra ilusión, que se ha visto recompensada con una estructura de más de 200 colaboradores en más de 60 municipios de la provincia, alcanzando al 70% de los valencianos. Esto no ha hecho más que empezar, puesto que el magnífico equipo que me acompaña desde hace tiempo, y que forma parte de mi candidatura, ha creado una red de trabajo, entrega, compromiso y dedicación, que ha convertido a VOX Valencia en locomotora de referencia para la consolidación de VOX España.

Con el equipo que tengo el honor de presidir, VOX está llamado a gobernar Valencia en muy poco tiempo. Para eso es imprescindible que sigamos creciendo y que consolidemos esta gran estructura, de la que todos nuestros afiliados forman parte. Sólo un partido fuerte puede garantizar la presencia de VOX en las instituciones.

Como Presidente del Grupo Parlamentario de VOX en las Cortes Valencianas, tengo el honor de enfrentarme todos los días con los debates supuestamente “cerrados” de la izquierda; de luchar contra los falsos consensos progres del pensamiento “único”, y de defender alto y claro los intereses de los valencianos; estamos luchando sin tregua contra el pancatalanismo, en la calle y en las Instituciones, y damos la batalla cultural al adoctrinamiento de nuestros niños y jóvenes en la educación, y al desprecio que se inflige a nuestros mayores y a los más necesitados. La tradición, la cultura, la libertad, la familia, y la dignidad de las personas, son nuestra única razón de ser.

Esta es mi promesa: ser la VOZ de los valencianos, en las instituciones. Y este es mi compromiso: que Valencia sea el Amanecer de España.