Meditación predicada por el Padre Santiago Cantera en la que nos invita a todos a vivir una verdadera conversión en estos tiempos de tempestad.