Esa chica es famosa

por contar en televisión

que se acostó con otro famoso

en una noche de pasión.

 

De entrevista en entrevista

va exhibiendo sin pudor

su anatomía a trocitos

por un euro o por dos.

 

Confiesa que es su sueño

dedicarse a la interpretación,

salir en una película

o protagonizar un culebrón.

 

Con sonrisa blanca y perfecta

de amable tiburón

va a la caza de un incauto

o de algún pobre ricachón.

 

Si eso no fuera posible,

serviría algún productor,

que impulsara su carrera

a cambio de algún revolcón.

 

En los ratos que tiene de ocio

ejerce la prostitución,

pero como ese nombre suena feo

ahora lo llaman escort.