Hoy día 27 de Junio, se cumple un año, en la que tú hijo mío, voluntariamente y sin explicación alguna, abandonaste a tu padre, para irte a vivir con esa familia, que siempre te había odiado desde pequeño, por querer a tu padre,  pidiendo, llorando y rogando estar siempre a mi lado.

Bueno hijo mío, mi querido y amado hijo:

Éste día 27 de Junio, se cumple UN AÑO, en el que me abandonaste, pero no olvides que esa vil traición a la que, malas gentes te han ido minando y envenenado, con falsas promesas, para volver al pasado trágico, a no ser nadie.

También será mi último escrito, de los muchos que te he hecho, para pedirte hablar y vernos, para saber el por qué de esta ruptura total, con tu padre.  Para aclarar, si ha habido un mal entendido. Dejar muy claro que tú fuiste quién tomó la determinación de dejarme, incluso haciendo un paripé, de dejar de comer, que mucho me preocupó, por lo que pedí hora con tu doctora, para que te diera un reconstituyente o un jarabe para abrirte el apetito, pero nada de eso era, solo lo hiciste, para preocuparme y darle vueltas y vueltas, para ver cómo me decías que querías irte.

Aunque ya ves que fue más fácil de lo que pensabas, pues preocupado por ti, sabiendo que todo el día te estaban envenenando con mensajes, para que me dejaras y en vista que nada me querías decir, te pregunté:

¿Quieres irte con tu “madre” y tú “hermana”, esa familia que te destruyó? Y tú me contestaste:  “No, de momento no”

A lo que yo te dije:

¿De momento? ¿Quieres decir, que hoy no, mañana sí y al otro no?

”Pues, hijo mío ya más por ti no puedo hacer y aquí no estás prisionero y atado con una cadena, eres libre para tomar la determinación que creas oportuna y si quieres irte hoy mismo domingo, puedes hacerlo”.

¡¡Pegaste un salto!! De repente se te iluminó la cara y empezaste a recoger ropa y todos los trofeos. A la vez que llamabas a tu madre o tu hermana y le decías que vinieran por ti a las 19,30 h.

Tu hermana, siempre contra mí, te comió el coco y dijo con absoluta maldad: “Que yo te había echado de casa” ¡Hay que ser mala y perversa! Y al parecer tú te lo creíste.  ¡Allá tú, que ni recuerdas como fue la gran traición que hiciste a tu padre y de la que llevabas días preparándola!

En los Karts del circuito del Jarama al que te llevé muchas veces, demostraste, que eras un Crak y conseguiste unos cronos muy buenos, teniendo en cuenta que lo líderes estaban allí todas las tardes corriendo. ¿Alguien volverá a llevarte con lo mucho que te gustaba?

Abandonaste  a tu padre, que todo lo ha dado por ti, pero algún día, te darás cuenta que también abandonaste tu presente y tu futuro, pues has cambiado la ruta, la bien trazada por Dios y seguida por tu padre, para tu salvación y llegar a la meta como ganador.

Nada podrás reprocharme, pues mientras estabas en tu habitación, recibiendo mensajes envenenados, yo continuamente te decía que salieras con amigos, de atletismo, de la urbanización en la que vivimos, con Toño, el hijo de Alicia y Antonio, esa familia que quiso salvarte del Centro de Menores, en dónde te metieron, junto con chicos que nada tenían que ver contigo; Chicos desarraigados, delincuentes callejeros, drogadictos y en el que un croata y su pandilla quisieron matarte.

Sin embargo; tú solo pensabas en ese chico llamado Diego, cuya madre se unió a la tuya, para llevarte a ese Centro de pequeños criminales. Ese chico que es lo contrario a ti, pues es la antítesis al deporte, un negado para cualquier deporte, pero al parecer tú no has podido vivir sin él y ello te ha llevado a recaer en esa familia, que nunca te quiso y con indignidad la has vuelto a coger, después de 18 años de sufrimiento.

Has preferido vivir, con las personas que durante años, te han estado destruyendo, te metieron injustamente en “Violencia de Género”, nada más cumplir 15 años (antes no podían hacerlo) y para colmo le dieron todos los Derechos a la Comunidad de Madrid, para terminar destruyéndote.

¿Qué hubiera sido de ti, si tu padre, al que siempre has suplicado y llorado para estar con él, no te hubiera rescatado de ese Centro infernal?

¿Qué hubiera sido de ti, si no me hubiera juagado la cárcel, para sacarte de él?

¿Serías ahora un drogadicto más?

¿Serías ahora un  delincuente, acostumbrado a vivir con ese tipo de jóvenes, que nadie quería?

Yo, como padre, como el mejor padre posible, no podía consentir dejar a mi hijo abandonado a esa mala suerte y evitar que nadie te destruyera. Me pediste huir de ese Centro y yo te saqué y te salvé.

Hijo mío, tú bien sabes que me has destruido como padre y persona, pues nada quieres saber de mí, ni de tu vida con tu padre, ni de tu íntimo amigo Chen, ni del Prior Cantera, ni de Toño, ni de tu perrito Atom. Nada quieres saber de los 4 años, que te hicieron feliz, importante, fuerte y con futuro.

Solo tienes que ver los cientos de fotografías que te hice, en la que derrochabas y desbordabas absoluta felicidad.

Yo, no tengo arrepentimiento alguno, pues hice por ti, lo que ningún padre o madre sería capaz de hacer, pues todo lo he dado por el hijo más querido y protegido contra todos.

Y debo decirte, hijo mío, que:

.- Cuánto supe, te enseñé.

.- Cuánto tuve, te lo di

Solo me cabe decirte, que Dios se apiade de ti y te conduzca nuevamente por buen camino, pues has querido volver a sufrir, lo que durante toda tu existencia padeciste.

Ahora, ya con 19 años eres un hombre, pero no eres tú y solo les sirves y te manejan como un pobre niño, que está en continuo desamparo y solo quieren servirse de ti para destruir y arruinar más aún a tu padre.

Hijo mío;

.- Si algún día, quieres hablar con tu padre, aquí estoy.

.- Si algún día, quieres salir a comer con tu padre, aquí estoy

.- Si algún día, me necesitas, aquí estoy.

.- Si algún día, quieres volver a tu casa, con tu padre, aquí estoy

¡QUÉ DIOS TE AYUDE Y TE LLEVE POR BUEN CAMINO, YA QUE YO NO QUIERES QUE LO HAGA!

REFLEXIONES:

1ª).- “Cuanto más sabes quién eres y lo quieres, menos te afectan las cosas”

2º).- “La victoria tiene mil padres, la derrota es huérfana”

3º).- “¿Qué no tengo nada? Mi padre me enseñó a cantarle al sol y a las estrellas y Dios me dio brazos y piernas fuertes”

4º).- “La vida no se mide en minutos, se mide en momentos”

 

Y por último; la pregunta es: ¿Qué metas has logrado durante todo este año sin tu padre aconsejándote?

¿Has aprobado el primer Curso del Ciclo a Grado Medio y del que tú querías estudiar en lugar de terminar el Ciclo de Grado Superior?

Si lo has aprobado, pasarás al segundo año y si ese le apruebas:

¿Qué perspectivas y futuro de empleos tienes con él?

¿Acaso, sabes lo que en la actualidad quieres para tu futuro?

Pues bien, fíjate la diferencia si hubieras estado conmigo este año:

1º).- Te hubieras preparado las asignaturas que te faltaban para aprobar el Ciclo Superior. Te hubieras presentado a los exámenes de Mayo 2020, en el Instituto Itaca de Alcorcón, en dónde hace 2 años aprobaste el 50% de dicho curso, porque te negaste a estudiar Física y Química.

2º).- Aprobado el ciclo de Grado Superior, éste año 2021-2022, podrías haber realizado el primer Curso de Entrenador.

3º).- El próximo año 2022-2023, estudiarías el 2º Curso de Entrenador de Atletismo y seguro que lo aprobarías.

Así que con solo 20 años serías Entrenador de Atletismo.

Qué es lo que tú querías.

4º).- Además seguirías compitiendo y pulverizando marcas hasta llegar a los campeonatos de España de 200 y 100 m. lisos, que es lo tuyo.

5º).- En Octubre-Noviembre de 2021, hubieras ido a la Federación de Atletismo, para durante 6 semanas (Viernes, sábado y domingo), realizar el Curso de Monitor de Atletismo. Es decir; que ya tendrías ese Título, que yo pagué y que tú te negaste a ir, porque habías empezado “una nueva vida, hacia la NADA”.

Hoy ya serías Monitor de Atletismo

¿Te das ahora, cuenta de todo lo mucho que has perdido?

No solo abandonaste hoy hace UN AÑO  a tu padre es que has ABANDONADO TU FUTURO, que es por lo que siempre hemos luchado.

REFLEXIONES:

1ª).- “Cuanto más sabes quién eres y lo quieres, menos te afectan las cosas”

2º).- “La victoria tiene mil padres, la derrota es huérfana”

3º).- “¿Qué no tengo nada? Mi padre me enseñó a cantarle al sol y a las estrellas y Dios me dio brazos y piernas fuertes”

4º).- “La vida no se mide en minutos, se mide en momentos”

Y nunca olvides al atleta Eric Liddell, que creyendo en Dios, hizo atletismo y fue el mejor y dijo:

Nunca olvides, hijo mío, que Dios te dio fuertes piernas para llegar lejos y tú inconscientemente, mal aconsejado, dejaste que ese “Don” que Dios te dio, lo tiraras por la borda.

¡QUÉ DIOS TE AYUDE Y TE LLEVE POR BUEN CAMINO, YA QUE YO NO QUIERES QUE LO HAGA!