CATEDRAL DE LA ALMUDENA: La Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Santa María la Real de la Almudena, conocida simplemente como Catedral de la Almudena,​ es una catedral de culto católico, dedicada a la Virgen María bajo la advocación de la Almudena, y sede episcopal de Madrid.

El título es de origen árabe, y tradicionalmente se había considerado que provenía de la palabra al-mudy («almudín»), que significa: «depósito de cereales»;​ pero arabistas e historiadores especializados​ coinciden hoy en que el nombre procede de la palabra al-mudayna (= «la ciudadela», que es diminutivo de la palabra al-madina = «la ciudad»), vocablo que haría referencia al antiguo recinto militar amurallado que ocupaba el promontorio donde hoy se asientan la Catedral y el Palacio Real de Madrid.

Según la tradición, la imagen de Santa María de la Real de la Almudena, que anteriormente había sido denominada como «Santa María la Mayor», fue encontrada en el año 1085 durante la conquista de la ciudad de Madrid por el rey Alfonso VI de León en uno de los cubos o torreones adosados a la dicha muralla árabe, cerca de la Puerta de la Vega.

A pesar de no existir datos exactos sobre la antigüedad de la talla como del culto, existen documentos que indican que al menos tres siglos antes de ser encontrada fue ocultada por decreto del arzobispo Raimundo de Toledo

Existen varias tradiciones acerca del origen del nombre y la imagen. La primera cuenta que en el 712, antes de una supuesta toma de Madrid por los árabes, los habitantes de la Villa tapiaron una imagen de la Virgen en los muros de la muralla, para esconderla de los árabes. Con la Reconquista de la ciudad en el s. xi d. C. por el rey Alfonso VI, se propusieron encontrar la imagen oculta. Después de días de plegarias, y mientras una procesión pasaba por la Cuesta de la Vega, el fragmento de muralla donde se encontraba cayó derruido, mostrando la imagen, que permanecía intacta y con las dos velas con las que había sido tapiada aún encendidas a pesar de los siglos transcurridos. ​Este tipo de leyendas proliferan en el siglo xiii de la mano de autores como Rodrigo Jiménez de Rada. Una leyenda similar atañe a la antigua mezquita del Cristo de la Luz en Toledo, donde se dijo encontrar una imagen en circunstancias similares.

Otra tradición cuenta que al héroe castellano Rodrigo Díaz de Vivar, «El Cid», se le habría aparecido la Virgen, pidiéndole que tomase la fortaleza de Mayrīt (مجريط). Al acercarse El Cid y sus acompañantes a la villa, se habría desprendido el fragmento de muralla donde se hallaba la figura, y así habrían podido entrar y tomar la ciudad.

Parece más probable por tanto que la imagen primitiva fuese tallada en la Baja Edad Media, durante la repoblación cristiana de la ciudad, para ser colocada en el altar de la antigua mezquita mayor, ahora reconvertida en iglesia mayor de la ciudad (antigua iglesia de Santa María de la Almudena). En aquella época era muy común la titulación de los principales templos cristianos con advocaciones genéricas de la Virgen, Cristo y los santos, por lo que aquella iglesia se llamaría de Santa María. Probablemente, para diferenciarla de otras iglesias que fueron surgiendo en los arrabales de la primitiva ciudad islámica, se conocería al templo como Santa María de la Almudena, porque en árabe Al-mudayna quiere decir «la ciudadela», por estar encerrada en el primer perímetro amurallado de origen árabe, que a modo de ciudadela, quedaba encerrado en la muralla cristiana posterior. ​

La imagen que se conserva actualmente en la catedral de Madrid es de estilo Gótico tardío, realizada posiblemente entre los siglos XV Y XVI. Representa a María como reina con túnica rojiza y rico manto recamado, con vuelta en color azul, que cubre sus hombros y cae en pliegues tubulares por delante. Sostiene al Niño, desnudo, con ambas manos. Es una talla de buena calidad artística, en madera dorada y policromada; se ha atribuido su realización al círculo de Sebastián de Almonacid o bien a Diego Copín de Holanda, ambos escultores activos en Toledo a finales del siglo XV.

La imagen de la Virgen reposa en un trono de plata, de estilo Barroco, que fue regalado por la Villa de Madrid en el año 1640, reinando Felipe IV; a su lado, dos grandes ciriales, asimismo de plata, de la misma fecha.7​ Rodea la figura un recargado resplandor, con ráfagas y ángeles adoradores, y una media luna, símbolo inmaculista, a los pies; todo ello data del siglo XIX.

La talla de la Virgen se encuentra en el brazo derecho del crucero de la catedral, enmarcada por un retablo de tablas pintadas, gótico del siglo XIV, realizado por Juan de Borgoña, procedente de Oropesa (Toledo), y regalado por el cardenal Ángel Suquía. El retablo, colocado en alto, es accesible mediante unas escalinatas que bordean un arco escarzano, donde se encuentra la capilla funeraria de la reina María de las Mercedes de Orleáns, esposa de Alfonso XII, gran devota de la Virgen.

Una réplica de esta imagen hecha por el artista cusqueño Juan Tomás Tuyro Túpac por encargo del obispo Manuel de Mollinedo y Angulo en 1699 se venera en el Templo de la Almudena ubicado en la ciudad del Cuzco (Perú). ​

 

.- LA CRIPTA DE LA CATEDRAL.-  La cripta de la catedral de Madrid es un impresionante templo de estilo neorrománico, cuya belleza llega a superar al del resto del complejo. Sus vidrieras pueden presumir de ser las más valiosas de la ciudad y sus 400 columnas son todas diferentes.

La cripta de la Almudena fue lo primero que se terminó e inauguró de este templo religioso. En 1911 ya estaba abierta al culto mientras que para la consagración de la catedral hubo que esperar hasta 1993. De cruz latina y estilo neorrománico su rasgo más llamativo son las cientos de columnas que la habitan y sus capiteles están tallados con diferentes motivos decorativos lo que hace de cada una un elemento único y diferente.

Pasear por este bosque de enormes y serias columnas es una experiencia embriagadora. Los ecos de nuestros solitarios pasos nos acompañan mientras nos vamos fijando en los secretos y joyas que esconden sus capillas laterales

Dentro de los miles de difuntos allí sepultados, se encuentra el sepulcro de la Familia Franco, en el yacen la Hija  de su Excelencia, Dª Carmen y el Cuerpo de su esposo el Marqués de Villaverde, que fue el primero que lo ocupó.

Como todos saben la Jerarquía PAGANA, se opuso a que allí se enterrara el Cuerpo del General Invicto, una vez PROFANADO y sacado de la Basílica Pontificia del Valle de los Caídos. De nada valió que la familia, en contra de la profanación, pudiera depositar su Cuerpo, en su sepultura, propiedad familiar y que en su día fue pagada con un precio elevadísimo a esta traidora Jerarquía, que vive gracias a qué el General venció a los herejes, de los que estos, ahora son muy amigos, comunistas y criminales que asesinaron vilmente a más de 7.000 sacerdotes, monjes, monjas, obispos, arzobispos y demás prelados de la Iglesia Católica, infiriéndoles las muertes más horribles.

La Cripta de la Almudena (vídeo oficial)

 

.- ÓRGANO DE LA CATEDRAL: La catedral de Santa María la Real de la Almudena cuenta con un órgano, cuyo interior ocupa como una superficie de 6 pisos, que es obra del organero alemán Gerhard Grenzing.

Realizado en Barcelona en 1999, en él se unen la tradición de los órganos centroeuropeos y los de la escuela ibérica.

Consta de cuatro teclados más un teclado de pedal. Y tiene acoplamientos mecánicos y eléctricos. El teclado para las calderetas exteriores cuenta con dieciséis líneas de tubos, el mayor de los cuales tiene once líneas. Un total de 5.000 tubos, la mayoría de los cuales han sido realizados con distintas aleaciones de estaño.

La caja es un diseño realizado por el arquitecto inglés Simon Platt, inspirado en la arquitectura gótica.

 

Catedral de Santa Maria la Real de la Almudena – Órgano de Grenzing, 1999