Y, naturalmente, el "agit-pro" comunista ya ha puesto en marcha la "máquina de guerra" para señalarlos como "fascistas" y rebeldes. Sin tener en cuenta que son profesionales que ya están en la reserva y, con todos sus derechos democráticos al día, puesto que la Constitución los ampara.

Son militares pero ya no mandan tropa ni disponen de armas..., por tanto son simples ciudadanos españoles y como tales con todos los derechos y todas las limitaciones que marcan las leyes y en especial el de la Libertad de expresión.

¿Por qué no van a poder hablar unos hombres que, además han servido a la Patria con todos los honores y todas las lealtades, como confirman sus hojas de servicio y sus biografías militares?

"El Correo de España" se complace en publicar el texto integro de la carta que han dirigido a S.M. el Rey y aplaudiría que fuese atendida como se merecen los firmantes por su sentido nacional y su profundo respeto al Jefe del Estado.

Y a mí me alegra saber que también entre la familia militar existe ya preocupación por la difícil situación que vive España y la deriva independentista y de desintegración que sigue el actual Gobierno social-comunista.

Tampoco estaría mal que hicieran lo mismo los militares en activo, pues a los españolitos de pie les preocupa saber lo que piensan los generales españoles sobre las ambiciones independentistas de catalanes, vascos y gallegos, aunque para ello hubiese que modificar las normas o leyes que se lo prohíban.

"Madrid a 25 de Noviembre de 2020

Excmo. Sr. Jefe de la Casa de S.M. el Rey

D. Jaime Alfonsín Alfonso

Palacio de la Zarzuela

28071 Madrid

 

Excmo.  Sr.

Rogamos traslade a S.M. el Rey el texto que a continuación le incluyo y que refleja la preocupación del grupo de Oficiales del Ejército Español que firman esta carta, ante la situación que en estos momentos se vive en nuestra Patria.

«Los abajo firmantes, pertenecientes a la XXIII Promoción de la Academia General Militar, en situación de retiro.

Con el mayor respeto y subordinación, tienen el atrevimiento de dirigirse a S. M. como consecuencia del estado de deterioro en que estimamos ha entrado nuestra Nación, con la finalidad de expresarle nuestros desvelos y dejar muestra escrita de nuestra lealtad a la Patria, así como a su Persona tal y como juramos ante la Bandera de España en un lejano año 1964.

Tras la llegada al  Poder Ejecutivo de un gobierno social- comunista que olvida el interés general y atiende sólo a intereses partidistas, la cohesión nacional corre graves riesgos de deterioro, tanto en su vertiente política, como económica y social.

El Gobierno de coalición entre el partido Socialista y Podemos, apoyados por filo etarras e independentistas, amenazan con la descomposición de la Unidad Nacional.

Las constantes alusiones a las formas de gobierno y especialmente los ataques permanentes, por miembros del Gobierno, a la Jefatura del Estado, encarnada por V. M.,  son motivo de preocupación, pues la razón de aquellos no es otra que acabar con el "arco de bóveda " que sustenta todo el entramado de la Constitución del 78 y por tanto con esta misma.

Constitución que por otro lado, nos ha proporcionado los años más fructíferos de nuestra historia.

Muestra de la intención de acabar con los consensos del 78, son los permanentes ataques al Poder Judicial, así como los intentos de su patrimonialización,  reflejados en el nombramiento del Fiscal General del Estado, la espuria utilización de la Abogacía del Estado, el cambio de la legislación vigente con fines partidistas etc.

La libertad de expresión , derecho fundamental en cualquier democracia que se tenga por tal, así como el derecho a una información imparcial y veraz, han sido igualmente colonizadas mediante el nombramiento partidista de la dirección de RTVE, la aportación de dinero público a diferentes medio de comunicación, el control de las redes y la normativa pertinente para, con la excusa nunca aceptable en democracia de eliminar las noticias falsas, tener la opción de controlar cualquier medio de comunicación.

La mayoría de los españoles, la llamada mayoría silenciosa que lo es también en votos, contempla preocupada tanto desafuero, sin adivinar cuál es su finalidad y lo que es peor, sin saber qué camino tomar para, al menos, limitar esta peligrosa deriva.

Majestad, expuestas estas nuestras principales preocupaciones, al trasladárselas queremos dejar constancia en estos momentos difíciles para la Patria, que siempre estaremos a Su lado y podrá contar con nuestro apoyo y lealtad»

La carta está firmada por el teniente general  José María Fernández Bastarreche, dos generales de división, Francisco Fernández Sánchez y Ángel Gil Barberá, cuatro generales de Brigada, Fernando Gutiérrez Salguero, Francisco Javier Rubio de Francia, Manuel Silos Pavón y Pedro María Andreu Gallardo, y 66 coroneles que son Agustín García Crespo, Alejandro Flores Sanmartín, Alfonso Fernández Pérez, Andrés Freire Febrer, Antonio Benítez Paniagua, Antonio Bruna Sánchez, Antonio Lago Palomeque, Bernardo Padilla Muñoz, Carlos Alba Corvinos, Carlos González Paradís, Carlos Suero Sierra, Cesáreo Vallejo del Amo, Domingo Picón Infantes, Eduardo Gutiérrez Barrio, Efrén Díaz Casal, Eduardo Sánchez Jaúregui, Eloy Pérez Martín, Francisco Javier del Portillo Yravedra, Félix Torres Murillo, Francisco Javier Foncillas Aragón, Emilio Arroba del Val, Félix Giráldez Pérez-Hickman, Fernando Lavalle Echevarria, Francisco Acuña Sepúlveda, Francisco Sánchez Hernández, Gonzalo de Cózar Ayala, Gregorio Mayol Nicolau, Isaías Chapado García, Javier García Carrillo, Jesús Galindo Sancho, Jesús Pérez González, Jorge Juan Hernaiz Manuel, José de Pablo López, José Luis García Arévalo, José Eugenio Pérez Payá, José Luis Salas Mateo, José Luis Velasco López, José.L. Vinuesa Formentí, José María Aguirre Gómez, José Miguel Reta Garayoa, José María Pons Callens, José María Sanz Talayero, José María Nieto González, José Negrete Ruedas, José Romero Batallan, Juan Andrés Gómez Mayoral, Juan María Estevan Martínez, Juan Capellá Llabres, Juan Albero Dura, Juan Zato Paadín, Julián Martinez Iglesias, Julio Faustino Vicente, Julio Torres Villar,  Leonardo Sandoval Román, Pedro Ibáñez Castro, Luis Palou de Comasema Echevarría, Luis Alonso Paadín, Luis Téllez de Meneses Madero, Manuel Morales Pérez, Pedro Rey Arcas, Rafael Escoz Martínez, Rosendo Villaverde Montilla, Víctor Pérez Yuste, Ramón Aldámiz-Echevarría Rodicio, Segismundo Martin Martín y Zacarías González Rodríguez.