El pasado martes 12 de enero, Facebook censuró un video del cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo emérito de la Archidiócesis de Guadalajara, en el que denunciaba un Nuevo Orden Mundial sin Cristo. Salvo Carlo Maria Viganò y el citado Sandoval, todo el cardenalato silente. Y toda la (católica) Iglesia Jerárquica - obispos, sacerdotes, diáconos- ídem de lienzo. ¿Laicos? Similar. Y el jefe de todo esto, Pancho Primero de la Pampa, ese surrealista cruce entre perturbado peronista (con siniestros rasgos montoneros) y estólido masonazo, en indeleble declaración de septiembre de 2019. "Cuando damos reconocimiento a las organizaciones internacionales como Naciones Unidas y les damos la capacidad de juzgar a nivel internacional, si hablan tenemos que obedecer", aseveró Panchito. Pues, nada, ya saben, la obediencia es el peor contagio.

"La covid para largo, lo que quieran estos señores"

Según la liberticida Facebook, la censura del video se produjo por haber difundido "información sobre el Covid-19 que, según los verificadores de información independientes, es falsa". Sic, resic. Lo de siempre, nuestra genocida (del amianto y de los transgénicos) Maldita.es. Y  la "independiente" sociata y sorosiana Newtrall. De EFE verifica o de Verifica RTVE, mejor nos descojonamos un poquito más dada su comprobadísima y verificada (juas, rejuas) "independencia" gubernamental. Pero pasemos a temas más serios, ¿qué afirmó exactamente el cardenal Juan Sandoval Íñiguez

El video dura casi diez minutos, durante los cuales el cardenal emerito asegura tajante que la pandemia de covid-19 no se va a acabar, ni en un mes ni en dos: “Va para largo; tal vez sea todo este año, o tal vez sean tres o cuatro o cinco o seis años, lo que quieran estos señores”, agrega lúcido. De esa manera, Sandoval Íñiguez se refiere a los amos del universo, muy reducido, que pretenden llegar al Nuevo Orden Mundial.

"Un solo gobierno mundial, una sola economía y una sola religión"

Y lo aclara: “O sea, un solo gobierno mundial, con un solo ejército, con una sola moneda, con una sola economía, y también con una sola religión, que no será la cristiana, ciertamente. Será la religión del hombre, de la humanidad, de la fraternidad universal”.

Entre estas personas –asegura- se encuentra el empresario Bill Gates: “Él advirtió sobre esta pandemia del coronavirus, y ahora dice que puede venir otra pandemia de viruela, una enfermedad que se creía ya superada, pero resulta, casualmente, que en un laboratorio de Atlanta, del cual Bill Gates es bienhechor, tienen una cepa de viruela; entonces, estemos preparados también para esa nueva pandemia, nueva amenaza”.

El cardenal mexicano afirma que las pandemias son una manera efectiva de avanzar hacia ese nuevo orden mundial, pues debilitan a las naciones, las empobrecen y acaban con la educación, “escuelas cerradas y educación a distancia, con periodos larguísimos de vacaciones”, impiden también la práctica religiosa y las reuniones en grupo.

"Crear un miedo terrible"

Parte de la estrategia –prosigue el cardenal de 87 años de edad– es originar cerval pánico poblacional, mucho miedo, “un miedo terrible en la población, y un miedo que es dañoso porque enferma; los médicos saben que el miedo inhibe las defensas, anula el aparato inmunológico del organismo”.

Las pandemias –dice– también le permitirían a quienes están orquestando el nuevo orden mundial, reducir la población: “porque dicen que somos muchos, que la tierra no puede sustentar a siete mil y pico millones de personas, y entonces tienen que eliminar a unos cinco mil o seis mil millones para que queden nada más ellos”.

“Finalmente, el nuevo orden mundial no va a ganar”

¿Pero lo lograrán? –se pregunta Juan Sandoval– Y responde: “No excluyo que temporalmente pueda venir el nuevo orden, pero definitivamente no van a ganar, va a ganar Cristo nuestro Dios”.

“El Señor dice que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia. ¿Esta trama mundial de los partidarios del nuevo orden, que es anticristiana, va a triunfar?, pues no, no va a triunfar. El que va a triunfar es Cristo nuestro Señor (…) el Señor se ríe de los planes de los hombres, él los puede desbaratar con un soplo y hacer las cosas de otra manera”.

La vacuna, la marca de la Bestia

El cardenal Sandoval también asegura que tanto en el Antiguo como en el Nuevo testamento hay palabras misteriosas que empiezan a cumplirse ahora. “El estar encerrados en casa está en Isaías, capítulo 20; el chip que pretenden poner en la vacuna para tenerte controlado, es la marca de la Bestia que dice el Apocalipsis, capítulo 13. Además, nuestro señor Jesucristo habló de una gran tribulación, de un tiempo difícil. Y se pregunta, ‘¿cuándo venga el Hijo del Hombre encontrará fe sobre la tierra?’ Sin embargo, dice el Señor, pero aquellos días se acortarán en razón de los elegidos, para que los elegidos no se pierdan”.

“Queridos hermanos, nos quieren tener encerrados, amedrentados, paralizados, para fácilmente gobernarnos y hacer de toda la tierra un inmenso rebaño, donde pocos pastores, desde puestos muy altos, muy escondidos, muy seguros, nos estén dictando lo que tenemos que hacer y cómo vivir, pero hay alguien arriba de ellos más poderoso: nuestro Señor Jesucristo”.

Coda descreída

E increyente total, quien esto escribe, más allá de las coincidencias, o no, con dicho cardenal, agrego: Vade Retro, Facebook. En fin.