Esta enormidad y esta maravilla estaba enterrada hasta que lo descubrió Leopoldo Batres en 1807.

 

Como digo esto estaba enterrado; es decir que toda la calzada de los muertos con todas sus construcciones aledañas, que tendrá unos 5 Km. de largo estaba enterrada.

Junto con la pirámide del Sol, la pirámide de la Luna y el templo de Quetzalcóatl.

La pirámide del Sol mide 65m. de altura, la pirámide de la Luna mide 43m. de altura y el templo de Quetzalcóatl que se trata de un recinto cuadrado de cuatrocientos metros de lado, rodeada por plataformas de 32 y 65 metros de ancho. Sobre ellas, en los lados N, S y O se levantan cuatro estructuras piramidales.

Y no solo esto; sino que todas las colinas aledañas a este lugar tienen una forma sospechosa, debajo de las cuales con toda seguridad hay construcciones enterradas.

Según la ciencia oficial La construcción de la ciudad comenzó en el año 100 a.C, donde se inició la construcción de la Pirámide del Sol. En el año 250 a.C., algo que cuesta creer.