Desde el pasado 25 de julio, la capital de España ya puede decir que cuenta con un bien natural inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, y es que el Paseo del Prado y el parque del Buen Retiro han sido declarados con este distintivo. Hasta el momento, Madrid era la única capital de Europa Occidental que no contaba aún con esta distinguida mención, Patrimonio Mundial.

El conocido como el “Paisaje de la luz” cuenta con una gran excepcionalidad y singularidad, ya que fue la primera vez que se incluía la naturaleza en el urbanismo europeo, siendo el Paseo del Prado el primer paseo arbolado diseñado en una capital europea. Esto sirvió de ejemplo para otras grandes ciudades nacionales, como la la Alameda de Hércules en Sevilla, e internacionales como Ciudad de México o Lima.

Este gran pulmón verde de Madrid está compuesto por grandes especies vegetales, entre las que destacan el ahuehuete, uno de los árboles más antiguos de la ciudad, además de otras como el Celtis australis, que puede alcanzar hasta veinticinco metros de altura, el Arce plateado, la Butia capitata, el Cedro del Líbano o el Ciprés calvo.

España es el tercer país del mundo que cuenta con un mayor número de lugares que han sido declarados con esta distinción, 49 sumando esta nueva distinción, tan solo por detrás de China e Italia. Además de la inclusión de El Retiro en esta lista, nuestro país cuenta con otros cinco jardines reconocidos por la UNESCO.

Desde el estudio de paisajismo de Fernando Pozuelo Landscaping Collection han querido destacar los jardines españoles que forman parte de la lista del patrimonio mundial en nuestro país.

 

  • Jardines del Generalife (Alhambra, Generalife y Albaicín de Granada)

La Alhambra es uno de los monumentos más visitados de España, y obtuvo esta distinción en el año 1984 junto con lo que se considera su hermano menor, el Generalife, un espacio que cuenta con espectaculares jardines ornamentales, huertos y patios, que representan a la perfección la arquitectura y pasajismo musulmán. Estos jardines se caracterizan por su uso del agua a través de fuentes, acequias o albercas, el uso de una planificación geométrica, o la apuesta por árboles de un tamaño máximo de 3 metros, para no entorpecer las vistas. Estos jardines son un anticipo del paisaje renacentista italiano. Como curiosidad, para mantener los jardines en su máximo esplendor se emplean más de 80.000 plantas de flor al año.

  • Park Güell (Obras de Antoni Gaudí)

El Park Güell es un jardín construido entre 1900 y 1914 que integra un gran número de singulares elementos diseñados por Antonio Gaudí, y que fue declarado en 1984 Patrimonio de la Humanidad, junto a otras grandes obras de este artista. El parque, que está compuesto por un total de 12 hectáreas de superficie, cuenta con diferentes espacios verdes, del que destacan los Jardines de Austria, un espacio que iba a ser destinado para viviendas en la primera concepción del proyecto de Gaudí, una ciudad-jardín al estilo inglés, y que fue convertido en el mayor parque de Barcelona. La vegetación está compuesta por una gran variedad de especies, como olivos, robles, pinos, algarrobos  o plantas aromáticas, como el romero o la lavanda. Además, el Ayuntamiento de Barcelona aplica al Park Güell un modelo de jardinería ecológica que favorece los procesos naturales de los ecosistemas.

  • Reales Alcázares (Catedral, alcázar y Archivo de Indias de Sevilla)

El Archivo de las Indias, la Catedral y el Real Alcázar en Sevilla fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1987 como piezas clave de la civilización almohade y de la Sevilla cristiana. Los jardines del interior de los Reales Alcázares tienen una superficie total de 70000 m² y hoy en día son un conjunto que abarca gran parte de la historia y los estilos de la jardinería como resultado de la fusión de culturas.  Los jardines situados en la parte occidental se consideran renacentistas y están decorados con fuentes y portadas manieristas. Esta espectacularidad los ha llevado a convertirse en un gran reclamo para grandes producciones cinematográficas a nivel internacional, como la exitosa serie Juego de Tronos. 

  • Palmeral de Elche

Más de 200.000 ejemplares de palmeras y otros 50.000 que se encuentran esperando a ser plantadas constituyen el Palmeral de Elche, que tiene el récord de ser el palmeral más grande de toda Europa. No fue hasta el año 2000 cuando la UNESCO lo reconoció como Patrimonio Mundial, ya que es un ejemplo perfecto de las técnicas agrícolas que se utilizaban en Europa, que agrupa este conjunto de palmeras con complejos sistemas de riego con más de trece siglos de historia a sus espaldas.

Uno de los criterios en su designación fue el ser un ejemplo eminente de formas tradicionales de asentamiento humano o de la interacción entre el hombre y su entorno natural.

  • Jardines del Palacio Real (Paisaje cultural de Aranjuez)

El último espacio de esta lista en ser considerado por la UNESCO como Patrimonio Mundial fueron los Jardines del Palacio Real de Aranjuez, en el año 2001, que junto con el palacio conforman el Paisaje cultural de Aranjuez. Todo esto es debido a una gran combinación de la mano del hombre y la acción de la naturaleza. Entre el conjunto de jardines que lo conforman, cada uno representativo del estilo de la época en la que se construyeron, destaca el Jardín del Príncipe, ordenado por Carlos IV y el de mayor extensión. En ellos se puede ver una gran variedad de especies de árboles diferentes, como: plátanos, ahuehuetes, pacanos, caquis de Virginia o cipreses entre otras muchas especies. Gracias a la espectacularidad del completo se ha ganado el apodo de “el pequeño Versalles”.

 

Fuente: https://www.fernandopozuelo.com/