Aunque la atracción puede parecer algo mágico e inexplicable, en realidad tiene una explicación científica.

Cuando nos sentimos atraídos por alguien, se producen reacciones químicas en nuestro cerebro. Cuando nos excitamos sexualmente, los niveles de testosterona aumentan, lo que desencadena la liberación de dopamina en el cerebro. La dopamina es lo que nos da la sensación de placer.

Esto significa que cuando te sientes físicamente atraído por alguien, tu cerebro libera sustancias químicas que te hacen sentir feliz. Algo que no sucede, lógicamente, cuando simplemente buscamos sexo con prepagos en Bogotá ya que no existe enamoramiento.

Estas sustancias químicas son la serotonina, la oxitocina y las endorfinas. Se sabe que todas ellas desencadenan emociones positivas como el amor y el afecto.

Esto es lo que ocurre, pero aún no explica por qué sucede. Y lo que es más importante, ¿por qué ocurre con algunas personas, pero no con otras? ¿Qué es lo que te lleva a sentirte atraído por alguien?

 

El tiempo que pasas con alguien

Estar mucho tiempo cerca de alguien hace más probable que la atracción crezca. Las investigaciones han demostrado que la proximidad es un factor importante de atracción. Esto explica por qué hay tantos romances en el lugar de trabajo y por qué los amigos se convierten a menudo en amantes.

Tu entorno

Tu "tipo" romántico está formado por la sociedad y la cultura en la que vives, y sus ideas sobre lo que es deseable. También está moldeado por el entorno familiar en el que has crecido. Así, si tu madre era una mujer de carácter fuerte, es posible que te sientas atraído por chicas que te recuerden este rasgo.

Del mismo modo, si tu padre no mostraba afecto, es posible que te atraigan los chicos que se comportan de la misma manera. Todo depende de lo que aprendemos que es "normal" y de lo que nos resulta más familiar y cómodo.

Biología

La biología desempeña algunos papeles generales en lo que respecta a quiénes nos atraen. Al fin y al cabo, la madre naturaleza tiene en mente una buena reserva de genes para cuando nos apareamos. El olor o el tacto de una persona hacen que la atracción aumente y por lo tanto las probabilidades de sexo en Lima.

Tendemos a encontrar más atractivas a las personas de aspecto saludable. Eso significa que ser joven y tener ciertas características físicas (como la simetría de la cara) puede ser más atractivo.

Cómo se parece alguien a ti

Todos hemos oído que "los polos opuestos se atraen", pero la realidad es que eso no es cierto. Nos llevamos mejor con las personas que son como nosotros.

De hecho, innumerables estudios han concluido de forma abrumadora que nos atraen las personas con las que compartimos cosas en común.

Pueden ser experiencias, apariencia, antecedentes, educación, coeficiente intelectual, valores o rasgos de personalidad. Las investigaciones han llegado a la conclusión de que cuanto más parecidos somos, más probable es la atracción.

Química

A veces tenemos citas con personas estupendas por las que desearíamos sentirnos atraídas, pero no lo estamos. Cuando esto sucede, a menudo lo achacamos a la falta de chispa. Decimos que simplemente no hay "química". Y, según las investigaciones, parece que esto es cierto.

La antropóloga biológica Helen Fisher ha realizado un estudio sobre los sistemas neuronales que dominan la personalidad y cómo afectan a la atracción.

Descubrió que todos tenemos personalidades químicamente diferentes.

Las personalidades en las que predomina la dopamina tienden a ser más curiosas, creativas, independientes y aventureras. Las personalidades con predominio de serotonina son más tradicionales, sociales, tranquilas y controladas.

Las personas con predominio de la testosterona pueden ser bastante firmes, analíticas y directas. Por su parte, las personalidades con predominio de estrógenos son más afectivas, empáticas e imaginativas.

En lo que respecta a la atracción, sus investigaciones sugieren que mientras los tipos de dopamina y serotonina se sienten atraídos por su propia clase, los tipos de testosterona se sienten más atraídos por los tipos de estrógeno y viceversa.