Le sucedió un buen día al General Chicharro en una cena con un General de cuatro estrellas de los Marines de los EEUU.