La  vida en agreste y selvática naturaleza es la verdadera vida del hombre libre. Allí, perdido,  haciendo frente a los hechos esenciales y desnudos de la vida, no acabar descubriendo al morir que no he vivido. No querer practicar la renuncia. Vivir profundamente y extraer toda la médula de la vida, vivir tan fuerte y espartano como para prescindir de todo lo que no era vida…”

Thoreau…y Lorca

"Quiero dormir el sueño de las manzana..." así da comienzo el prodigioso poema Gacela de la muerte oscura de Federico García Lorca, concatenación de estrofas profundamente intensas que parecen atravesar  - y sobradamente lo hacen -  el Mar...La Tierra...La Vida Entera. Recordando que uno no es hombre, ni poeta, ni hoja, tal vez dinamita, o pulso herido que presiente el más allá y el más acá...

...Se llama hasta luego. En principio. En fin.