El Comedor social está siendo uno de los grandes olvidados de la localidad, aunque continúa su impagable labor social de dar de comer a decenas de personas sin recursos de la localidad. En estos momentos de crisis sanitaria y económica, se están dejando la piel en su generoso trabajo. Los voluntarios siguen al pie del cañón, aunque algunos de ellos ahora no pueden colaborar ya que forman parte de los “grupos de riesgo”. De salud, están todos bien.

Hasta el momento, ninguna institución o entidad de poder se ha comunicado con ellos para ver qué necesitan, tanto en medios materiales como personales. Tampoco ningún medio de comunicación se hace eco de su labor, pese a dar difusión a infinidad de iniciativas solidarias.

Al no poder abrir sus instalaciones están preparando las comidas “para llevar” y acuden a diario entre 150-180 personas que recogen comida para 360-400. Por indicación expresa de su presidenta, Mª. Teresa, se han eliminado los requisitos habituales de acceso a este servicio y en la actualidad se presta a todo el que lo requiere, no se pide ningún documento acreditativo. No hay requisitos, aunque sí se da prioridad a las mujeres embarazadas. Agradecerían cualquier ayuda o donativo, especialmente productos de primera necesidad y leche.

Nota de prensa de VOX Móstoles