Felipe Gallego, con acreditada formación y experiencia en el mundo de la empresa, colaborará en El Correo de España para analizar los asuntos económicos y comentar lo más reseñable que suceda en la Unión Europea. Gran lector y de muchas inquietudes culturales, también nos hablará de libros y de cultura y por supuesto del arte de la tauromaquia, una de sus grandes pasiones.

Háblenos un poco de usted, de su formación y experiencia laboral...

Me formé como economista en la Universidad Complutense de Madrid y al terminar comencé a trabajar en una de las grandes de la auditorías, fue una grandísima experiencia. Por esa experiencia, me ofrecieron un puesto como responsable de Auditoría Interna en una gran empresa.

Trabajando me pagué el MBA en el Instituto de Empresa, una experiencia dura, pero el esfuerzo se correspondió con el salto cualitativo que esperaba. Posteriormente me fui a la Comunidad Europea, como funcionario en la DG XXIII. Por motivos personales dejé Bruselas, y a la vuelta inicié mi carrera en empresas multinacionales en el área financiera, tanto en España como en Hispanoamérica.

Fue tan interesante mi experiencia formativa que me invitaron en algunas escuelas de negocios a dar clase, donde daba asignaturas relacionadas con Economía de Empresa, por lo que me obligaba a mi formación continua; el alumno paga mucho dinero por su formación.

Por lo tanto, en el Correo de España, va a hablar de economía...

Mas que de economía en sí, que sería muy académico, lo que pretendo es hablar de las consecuencias económicas de las decisiones de la Administración local o nacional, en el mundo empresarial, laboral y por ende en los ciudadanos.

Un aspecto clave, teniendo en cuenta en la crisis en la que ya estamos y cómo se va a poner la cosa...

Ni lectura de la situación es que las consecuencias ya son muy duras. La fluidez de los mercados se ha roto y restablecerlos a su ritmo de crucero va a ser muy difícil.

Le pongo un ejemplo de ayer, las declaraciones del ministro de Economía francés Bruno Le Maire, a Le Figaro, en las que confirmaba que Renault podía desaparecer y el gobierno francés estaba negociando el aval de un préstamo de 5.000 millones de euros, para bloquear esa posibilidad. Y por supuesto le ponía condiciones. ¿Esta situación de la prestigiosa firma constructora francesa puede afectar a nuestra economía? Tiene cuatro fábricas y un centro de I+D+I. La respuesta, lamentablemente es fácil.

Y también informará de lo que sucede en la Unión Europea...

España está integrada en la UE y nuestra presencia ha sido muy importante, tanto para Europa como para España. Cualquier decisión que se tome en Bruselas afecta a nuestra economía. Y me gustaría contarlo.

Además de esto, sus inquietudes culturales son amplias...

He leído mucho, fomentado por mis padres y mi familia y me gusta, disfruto de esa soledad compartida con un extraño que se va dando a conocer página a página. Soy un poco chapado a la antigua porque pienso que los libros pulen la educación y afilan la perspicacia.

Incluso abarcan el mundo del toro...

Si, soy aficionado, y la fiesta está en un momento difícil, muy cuestionada, la defiendo como una tradición muy mía y nuestra. Da mucho trabajo y conserva entornos maravillosos de nuestra tierra. Sigo soñando con la faena perfecta. Y he visto muchas. Estos días se han cumplido 100 años de la muerte de Joselito en Talavera, él y Juan Belmonte transformaron la fiesta, su duelo, cada tarde en la arena fue ¡Homérica!