--------

Al veros en la playa

con los pechos al aire,

algunas me dais pena

y otras, las más, vergüenza ajena.

Pena me dais

las que buenas estáis,

pues es eso, una pena,

que vuestros encantos pongáis

a la vista de cualquiera;

y me dais vergüenza ajena

las que exhibís una grosera

y destartalada delantera.

¿Todo por qué, para qué?

¿Para poner vuestras tetas morenas?

¡Con lo lucidas que son 

como dunas de blanca arena!

¿O es sólo por mostrar

de libertad un tonto afán?

¡Recato, guapas y feas!

Recato y pudor,

o acabaréis en la Gehena.

Os lo digo con amor,

no me montéis una escena.