El egregio Martin Sánchez, pontevedrés y crooner del XXI, se estrena musicalmente cuando quiebra el alba de los inmortales noventa. Llegó a formar parte de varias bandas de rockabilly, pop y rock & roll. Recuerden la potencia de los indelebles Los Bandidos, la solvente El camino del lobo o los peculiarísimos Secret Feelings. Siempre actuó como cantante, guitarrista y compositor principal. Más tarde, paso de gigante, el grupo Cold Ground. Ese gélido suelo, ese homenaje a uno de los grandísimos, sin parangón posible, Tom Waits. Y el memento a Leolo, una de las mejores películas de la historia.

Martin, festejando a los más grandes

Martin, siempre recordando, con música y estética, la Yanquilandia cincuentera. Swing, rock y clásicos adaptados al español. Dean Martin, Sinatra, Johnny Cash, Elvis, pero sin perder de vista memorables referentes más contemporáneos como Willy Deville, Richard Hawley o Chris Isaak, con el que justísimamente se le ha llegado a confrontar en más de una ocasión. Eterna Ruta 66.

Aproximándose los dos miles,  nuevos proyectos. Propios y ajenos, decide finalmente gatear en solitario, asumiendo ya irreversibles maneras de genuino crooner. Es entonces cuando comienza a rodearse de algunos de los mejores músicos, fundando en San Sebastián La Dolce Vita, su habitual banda de acompañamiento, inicialmente integrada por alumnos y licenciados de la interesante escuela superior de jazz Musikene, sita en la capital guipuzcoana.

Putos maderos, sicarios de la tiránica ley

Yo soy la ley, elegante y sutil temazo, música y letra, prodigiosos serrucheos de guitarra. Y ese saxo desgarrado y desgarrador, dándolo todo, a tumba abierta.  Denunciando la totalitaria ley, el despreciable poder, los mass-mierda al servicio de los oscuros amos. Los bozales, armas psicológicas para someternos. El mundo, lugar demencial. Y los maderos, pura arbitrariedad, sumisos y disciplinados perrazos. Maderos, limpiando los vertederos de la ciudad. Maderos, “ángeles” castigadores. Maderos, la única efectiva “medicina” contra tu voluntad…

Martin_Sanchez_yo_ley

…Y el resto de los rockeros (o punkarras), salvo contadísimas excepciones, callados como putas. Covidiotas perdidos. Pero Martin, con su música, nos recuerda que se muere, hasta el hálito postrero, viviendo. Y como nos recuerda en otros dos grandes temas - Radio Norte y Estado de excepción - tal vez nos hallemos en la estación termini de una época basada en el oscurantismo y la neurosis colectiva…

No podrán con nosotros porque nosotros la herencia de nuestros ancestros

…Y el pasado día 23 en la manifa antiplandemia de Madrid. Les dejo con su emotivo discurso. Para enmarcar.

No podrán con nosotros, intentarán rompernos en mil pedazos, emocionalmente, psicológicamente, e incluso físicamente, pero jamás lo conseguirán, nunca podrán quebrar la esencia de lo que somos en realidad, porque somos luchadores, somos guerreros, somos la herencia de nuestros ancestros, que habitaron esta tierra en el principio de los tiempos, y plantaron su semilla como hombres y mujeres libres.

No podrán con nosotros, porque hemos despertado de nuestro letargo, hemos renunciado a la falsa comodidad, al conformismo y al convencionalismo de unas vidas programadas y controladas, para dar un paso al frente y plantarle cara a la mentira y a la infamia como nunca habíamos hecho antes.

No podrán con nosotros porque hemos identificado al enemigo

No podrán con nosotros, porque sus mentiras sobre bichos fantasmas, sobre rebrotes, sobre nuevas cepas, hospitales saturados y emergencias sanitarias, ya no cuelan, sus amenazas no nos dan miedo y su chantaje emocional ha dejado de surtir efecto.

 

Manifa_Madrid_antiplandemia 

No podrán con nosotros, porque hemos dejado de creer en ideologías y consignas anacrónicas de izquierda, derecha, centro, y todos esos inventos de diseño e ingeniería social, creados para dividirnos y enfrentarnos.

No podrán con nosotros, porque hemos identificado al enemigo, y ahora ya sabemos que nuestros gobernantes solo son sus mayordomos, conocemos sus agendas oscuras y sus planes para intentar esclavizarnos y someternos, pero nunca vamos a dejar que nos inyecten el contenido de sus experimentos cientificistas sin garantías y cuya composición es una incógnita.

No podrán con nosotros porque carecemos de miedo

No podrán con nosotros, porque ya no tenemos miedo, porque estamos preparados para hacerles frente, hemos cruzado una línea que ya no tiene vuelta atrás, y nos hemos empoderado, cada día que pasa somos más, y más fuertes. No podrán con nosotros porque tenemos un objetivo común, sagrado e innegociable, nuestra emancipación definitiva, nuestra soberanía y nuestra libertad como seres humanos conscientes y libres.

La cabeza alta siempre y la cara descubierta, energía y Rock and roll, el futuro es nuestro, ¡¡¡venceremos!!!

Sin  duda, Martin, venceremos. Y tal vez podamos vislumbrar pronto cierta luz al final del túnel. Difícil de momento, pero llegará el momento. Lo dicho, venceremos. En fin.