32467_whatsapp_image_2020-07-26_at_20.47.34
Bueno, no puedo decir que fuera un gran amigo, pero sí que le conocí muy pronto y que tuve con él un trato cariñoso. Quizás porque desde la primera vez que hablé con él (1967, siendo Subsecretario de Información y Turismo, con Fraga de Ministro, y yo Redactor-Jefe del "Diario SP") nos caímos bien y no sé por qué desde aquella entrevista a la que fui acompañando a mi Director Rodrigo Royo siempre me llamó "El Merinista". Años después le vi otras cuantas veces siendo ya Ministro de Información (1974), Ministro de Cultura (1977), Ministro de la Presidencia  (1981) y Ministro de Justicia en 1981-82... lo curioso, y por eso nos reíamos, es que si él cada vez estaba en un "trabajo" distinto también yo lo estaba, ya que si la primera vez estaba, como he dicho arriba, luego estuve en "Pueblo", en "Pyresa", en "El Imparcial", en el "Heraldo Español" y "Radio Intercontinental", "Cadena COPE" y "Onda Cero"... ¿Es para reirse o no?..."Y este que véis a mi lado -decía en las ruedas de prensasi estaba yo-- es mi amigo "El Merinista", el Profeta, el único que adivina cuál va ser mi próximo "Empleo"...já,já,já... Eso sí, un profeta  de Nueva Carteya, hijo de Córdoba y nieto de Julio César.
                       Bueno, la verdad es que yo le admiraba, por su inteligencia y su ingenio (famoso antes, en y después de su muerte) "¿Y a quién ha votado hoy, Don Pío?... ¿A quién crees tú que he podido votar yo, pues a los míos?...¿Y quiénes son los suyosMinistro?... ¡Pues, los que ganen!... "Ya sabes, la mayor urgencia es esperar"... ¿Qué pasa, Pío,  vas a ser ministro otra vez o no, tú qué dices?, yo que no, pero a lo mejor el Presidente dice que sí. Así que por un lado  ya lo ves y por otro qué quieres que te diga.
                     Pero yo he querido recordarle hoy (10 de octubre) porque era su aniversario y viendo la casta política que tenemos y que está llevando España al abismo de los abismos se echan en falta aquellos hombres que hicieron el milagro de la Transición... aunque también fueron ellos, en parte, los responsables de lo que está pasando, porque tenían que haber previsto la llegada de tipos como el Pedro y el Pablo y haber dejado "atada y bien atada" una ley que los llevase directamente a la cárcel.  A pesar de ello, felicidades Don Pío... y te aseguro que otro día contaré lo que nos pasó con Marsillach, el "Tartufo" que me prohibió estrenar mi Premio Nacional de Teatro, y que tuvo la osadía de desafiarte. Sí, otro día, porque es para echarse a llorar y hoy ya tengo bastante con saber que la Dina sale libre y Doña Rosalía va a la cárcel.