El Presidente Ximo Puig ha solicitado permiso al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) para ampliar nuevas restricciones a 77 municipios, respecto a ello, la portavoz del grupo parlamentario VOX CV, Ana Vega ha declarado que “Esto lo único que va a conseguir es amenazar a nuestro sector turístico y poner en riesgo la forma de vida de miles de familias. El sector turístico después de hacer un gran esfuerzo, después de quedarnos sin Semana Santa, sin Fallas, sin Hogueras… porque nos dijeron que teníamos que hacer un esfuerzo, que nos teníamos que quedar en casa… Ahora llega el Gobierno de la Generalitat y no hace sus deberes. Vuelve a actuar de manera improvisada y no toma medidas.”

Ante la nefasta gestión del Gobierno del Botánico que ha actuado tarde y mal, con una total falta de previsión tenemos ahora un aumento de contagios. Vega ha recordado que desde VOX se preguntó a la Consellera de Sanidad si se estaban tomando medidas ante una quinta ola y nos llamaron catastrofistas. “Miren nosotros no queremos que el virus se extienda, ni muchísimo menos, queremos que desde el Gobierno de la Generalitat se trabaje bien para los valencianos, para los alicantinos y para los castellonenses y por su salud y su economía. No somos catastrofistas, somos realistas”.

Por todo ello la Consellera de Sanidad no puede seguir al frente de la Conselleria y el Gobierno de Ximo Puig es un gobierno totalmente descontrolado y tiene que convocar elecciones y dejar paso a un gobierno que de verdad sepa gestionar nuestra economía, nuestra sanidad y, en general, toda nuestra Comunidad Valenciana. Lo único que van a hacer es poner en peligro miles de puestos de trabajo. Hay miles de familias que tienen la incertidumbre de saber si van a volver a trabajar con normalidad y van a poder mantener a su familia”.

Ante preguntas de los periodistas Ana Vega ha dicho que el Sr. Puig lo que tiene que hacer es bajar los impuestos a los ciudadanos de la Comunidad Valenciana, eliminar la presión fiscal a las familias y empresas y dejar a los ciudadanos prosperar. Asimismo, ha dicho que debe también dejar de pedir que se expropie el dinero de otras comunidades que sí hacen los deberes y bajan los impuestos. “No se trata de una competición entre comunidades, ni de dumping fiscal, de lo que se trata es de hacer los deberes y hacerlos bien. En la Comunidad Valenciana tenemos una deuda que al final de año superará los 52.500 millones de euros. Algo que no van a pagar ni nuestros hijos, ni nuestros nietos… y se dedican a aumentar el gasto y subir los impuestos”.