Por honor, por dignidad y por otras muchas cosas, aunque nos llamen fascistas, un cabrón que llama puta a mi madre, a mi novia o a mi hermana, el honor dicta meterle el puño hasta la campanilla":