En nuestra historia de los últimos 50 años, ha habido dos personas, que en su día demostraron, que eran más franquistas, que el propio Franco, al que sirvieron.

Una de ella, fue el almirante y presidente del Gobierno D. Luis Carrero Blanco, asesinado por el apaño criminal de un miserable y despreciable Borbón y sus amigos los Gringos. Él luchó contra viento y marea, solo, contra los Gringos, en la persona espuria de Henry Kissinger. No tuvo pelos en la lengua para enfrentarse a este gusano criminal, que a sus 99 años, aún vive. Dijo tajantemente, que España, tendría la Bomba Atómica, a pesar de ellos y eso, además de que no retrocedería ni un solo paso a la muerte del General Invicto, le costó la muerte, vil, ignominiosa e infame. D. Luis era un hombre leal, justo y convencido del Movimiento del  18 de Julio. Y estos dos engendros, sabían que era un hueso difícilmente de roer, para poder traicionar al Régimen de Franco, a su muerte.

El otro fue, mi querido amigo y admirado Caudillo D. Blas Piñar. Un hombre honrado, leal, fuerte y franquista hasta la médula, que siempre ha defendido la figura de El Caudillo, por encima de todo.

Un hombre, que fue anti gringo, porque, los conocía sobradamente y sabía que una cosa era lo que decían y otra bien distinta, lo que hacían.

En 1962, escribió un soberbio escrito; “HIPÓCRITAS”, en el que decía las verdades que todos callaban, sobre las actuaciones de los Gringos, en las que intervinieron y las barbaridades y crímenes que hicieron para cerrarlas. Este artículo, le costó su puesto como Director del Instituto de Cultura Hispánica. Sin embargo; nunca se lo echó en cara a su Caudillo, pues sabía de sobra, que él, nada tenía que ver con semejante despido. Eran momentos, en los que había que estar al lado de las nuevas relaciones con los Gringos y era improcedente, para evitar la tensión, pero sabía lo que decía, lo que le iba a costar dicha disertación y lo hizo con gallardía y sin sutilezas, que pudieran no dejar claro la sustancia del citado artículo.

  1. Francisco Franco era un ejemplo en la milicia y en el Estado, por lo que no solo demostró ser el mejor General conocido, como luchador y empleo de tácticas de combate, sino que demostró ser un gran Estadista, rodeándose en cada momento, de las personas que eran necesarias, para salir de la situación de ruina y llevar a España a la 8ª Potencia mundial.

Digan lo que digan unos y otros, D. Francisco Franco, cometió el error de su vida, al nombrar como sucesor a un Borbón, cuya genética debería conocer sobradamente, con la actitud, de la monarquía que conoció y la actuación, en particular del Rey Alfonso XIII, que era un vividor, un crápula y un prepotente personajillo, que nos dejó una Guerra cruel, mientras que él, “puso sus pies en polvorosa”, para salvar su apestoso culo.

Franco con el Rey Alfonso XIII, era monárquico, pero al huir éste e imponerse por la fuerza la II República Criminal, era también republicanista, como así demostró en su defensa en el la Salvación de la misma en Asturias, en la Revolución de 1934.

Distinto fue, cuando vio lo que acontecía, con el anarquismo, el frente popular y los crímenes de unos y otros, con la quema de conventos y las matanzas der inocentes, por tan solo ir a misa o saludar diciendo “Adiós”, en lugar de “Salud”

Lo curioso de su actitud, respecto a la monarquía, fue el hecho, que él la reinstauró, cuando nada tuvo que ver con su disolución, pues fue propia de la cobardía de la misma, que no quiso enfrentarse por temor a la República y prefirió salir corriendo.

Todos los diabólicos engendros, que le odian, dicen, que Franco fue un “Dictador”, pero la mayoría que son monárquicos, le pagan con la falsa moneda, de una dictadura que no existió, ya que lo que fue era una autarquía, en la que gracias a él y a todos los españoles de bien, que no huyeron consiguieron llevar a España a la 8ª Potencia mundial, por méritos propios, por su trabajo y su sacrificio, con la inestimable ayuda y única, de unos barcos de cereales y carne, que la gran Evita y su General, tuvieron a bien enviarnos, contra la ONU, que les conminó que no lo hicieran y que tendrían represalias si lo hacían.  

El asesinato de su mejor y fiel amigo D. Luis, le llegó muy tarde, le conmovió tanto, que lloró ante su viuda. No podía reaccionar y de ello se valieron sus enemigos al abrigo y a espaldas de su mentor.

Blas Piñar - Sesión de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo

¿Qué hubiera pasado si hubiera reaccionado, dentro de su inmensa gravedad y hubiera desecho lo hecho, nombrando como Presidente del Gobierno a D. Blas Piñar?

¿Le hubieran asesinado también, los Gringos y el diabólico canalla perjuro y traidor?

Si D. Blas, hubiera sido Presidente, hubiera realizado exactamente la misma dirección, que llevaba a cabo D. Luis Carrero. ¡Sin duda!

Y llegada su muerte, no haber abandonado su puesto en beneficio del malvado reyezuelo.

¿Hubiera impuesto D. Blas, otra mal llamada dictadura? Si así lo hubiera hecho y rodeado de personas de afines y fieles al Régimen, no hubiéramos llegado a esta situación

  1. Blas Piñar, sabio, intelectual y conocedor del Borbón y sus delirios de grandeza, contra el Régimen, debería haberse impuesto, ante la REVOLUCIÓN DESTRUCTIVA, en manos ensangrentadas del Borbón y sus sicarios.

Incluso, teníamos que haber ido a las urnas a votar:

¡Borbón y Revolución o Régimen franquista inamovible!

No hubiera sido una traición al Caudillo, sino todo lo contrario evitar la GRAN TRAICIÓN que sufrió, estando su cuerpo caliente.

¿Hubiera permitido D. Blas, la gran traición de nuestro territorio El Sahara Occidental Español, entregándoselo a nuestros enemigos alauitas y gringos?

Blas Piñar - Teología de la Patria