Hace unos días, el cantante y bajista de Barón Rojo (ahora en Los Barones, tras la escisión que ha habido en la leyenda heavy) mostró en su Twitter un vídeo de una cacerolada contra el Gobierno. Las críticas no han tardado en caerle a este icono del metal nacional, pero ha seguido fiel a su estilo de siempre y, lejos de achantarse ha decidido dar un paso al frente para hablar sin tapujos sobre su posición política... o apolítica.

«Hay muchos borrokas en mi mundillo rockero», cuenta José Luis Campuzano al teléfono. «Ahora soy el facha número uno del rock español, hay una campaña contra mí que flipas. Me insultan a lo bestia, me llaman de todo, y muchos me dicen que van a quemar discos de Barón Rojo».

Lo que muchos no saben es que el vídeo de marras no lo grabó él mismo, simplemente lo compartió porque lo vio conveniente. «En otro tuit puse que este Gobierno está en una deriva bolivariana horrible, y con decir eso me cayó una que no veas de gente del rock. ¿Artistas? No, no, Rosendo y toda esta gente están muy calladitos».

Sherpa dice que a sus setenta años, ya no le interesa estar callado. «Mis letras siempre han hablado de los abusos del poder, no del poder de la izquierda ni de la derecha, del poder. Si es de la izquierda, peor siempre... La derecha es más acomplejada y más timorata, respeta más las normas. Los de izquierdas van a saco en el momento en que tocan poder. Mucha gente está equivocada conmigo pensando que soy de izquierdas. ¿Qué coño voy a ser yo de izquierdas? Tengo una canción que se llama «Tierra de nadie», que dice que «es triste saber que gane el que gane, tú vas a perder». Los que no han entendido esos mensajes se pensaban que yo era de la onda de los borrokas, o de Izquierda Unida, y de eso nada».