A mí no me vengáis con cosas raras

de enfermos que sin síntomas enferman

y agujas que del mal no nos preservan.

Un mundo que eso acepta es de majaras.

 

Pongamos de una vez las cosas claras.

Basta ya de patrañas y monsergas

de “expertos” que camuflan con sus jergas

memeces a granel que salen caras.

 

Hemos visto medir con varias varas

iguales situaciones y dar lerdas

soluciones ridículas y vanas.

 

Es hora de dar paso a mentes cuerdas

que operen con rigor y que a patadas

expulsen a farsantes que nos merman.