Antonio Casado Mena es natural de Cartagena, España. Doctorando en Derecho. Abogado, economista y empresario. Autor junto a María Zabay del ensayo «Todos contra el Bullying», para el grupo PLANETA, de referencia en la materia, cuyo éxito le llevó hasta Hispanoamérica para dar conferencias. Escribió para SND EDITORES la novela histórica «El último linchamiento». A lo largo de su carrera profesional ha escrito decenas de artículos de opinión en prensa para diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Casado es un hombre disciplinado, luchador incesante, inconformista y polifacético.

Háblenos brevemente de sus inquietudes culturales, históricas...

Siempre me ha apasionado el arte, la literatura y sobre todo la historia universal. Hoy, que vivimos momentos difíciles, asolados por la pandemia y por una crisis política, económica y espiritual de primer orden, necesitamos de la historia, de la filosofía y de la teología más que nunca, porque en ellas encontramos las respuestas a lo que nos sucede.

No podemos olvidar que la filosofía griega enseñó al hombre a pensar y a buscar y que además Grecia representa la aparición, por primera vez en la historia de la humanidad, del hombre libre, ni aristócrata ni plebeyo: el ciudadano. Tampoco, nosotros, el pueblo, no podemos omitir que a Roma le debemos las leyes, para que el hombre pudiera vivir alejado de la ignominia y que el poder de la Roma imperial no sólo venía determinado por el yugo y la espada, sino por la toga y el derecho. Precisamente por eso y porque nuestros antepasados nos enseñaron a pensar, anclados a la belleza del derecho, estamos obligados a vivir con dignidad y a dar la batalla cultural desde el humilde rinconcito que Dios nos ha regalado a cada uno de nosotros en este planeta llamado tierra.

¿De qué temas en concreto va a escribir?

Mis intervenciones en prensa será con artículos que nos conducirán a reflexiones políticas, históricas y humanas muy interesantes de lo que somos como sociedad. Escribiré lo mismo sobre teología que sobre tecnología blockchain (no tengo punto medio, jaja) o sobre cualquier otro tema que en ese momento me preocupe y entienda que merezca la pena ser contando, aunque sea a los meros efectos oportunos de dejar constancia.

¿Qué supone para usted colaborar en El Correo de España?

Bien saben los amigos Eduardo García Serrano y Álvaro Romero que es todo un orgullo y un honor publicar en un diario sin censura, como el suyo (como el nuestro) que desde su fundación ha tenido la valía de navegar río arriba, en tiempos de cólera, en búsqueda del manantial donde emergen las aguas más limpias, puras y cristalinas.

¿Cómo valora la labor de este medio?

Impecable y al mismo tiempo necesaria.

¿Cómo su labor de escritor contribuye a dar la batalla cultural?

Dejando constancia e invitando a reflexionar sobre las grietas que tambalean nuestra sociedad y que corrompen a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

¿Qué supone para usted haber publicado en SND?

Muy contento de publicar en SND EDITORES, al igual que muy feliz de haberlo hecho con Almuzara y Planeta.

¿Por qué es importante apostar por los medios veraces y libres como contraposición a los medios grandes que difunden lo políticamente correcto?

Por lo que está misma pregunta sugiere. En este diario me siento absolutamente libre, como he comentado anteriormente, sin ninguna censura.

Diré, para terminar, que sin verdad y sin libertad no hay prensa, hay servidumbre y servilismo. En El Correo de España eso no pasa.

Muchísimas gracias por su entrevista, Javier.