A mis admirados Luis María Ansón, Raúl del Pozo, Ignacio Camacho, Francisco Rosell, Eduardo Inda, Jesús Cacho, Carlos Dávila, José María Carrascal, Luis Herrero, Federico Jiménez Losantos, Antonio Casado, Jorge Bustos, Isabel Sansebastían y tantas buenas plumas que os ganáis la vida escribiendo…  y dejo en lugar aparte, en el cajón más alto de la cobardía, al "niño de los Recursos", porque Don Casado ha muerto víctima de la Moncloa sin entrar en la Moncloa, (y eso ya es el máximo de la gilipollez) siento deciros lo que os voy a decir a corazón abierto: sois unos ilusos, eso sí, unos ilusos de papel, porque todos sabéis (y no lo decís por conveniencias, por moderación, por intereses, por miedos o tal vez por cobardía) que con el Eteocles Sánchez en la Moncloa habrá Amnistía, habrá Referéndum de Autodeterminación, habrá cambio de Constitución...y se cargará el Régimen del 78 y la Monarquía y habrá independencia...e implantarán la República y las Republiquetas LGTBIQ+...   

        

¿Por qué? Porque el Eteocles Sánchez y sus compinches se han dado cuenta que vosotros sois capaces de quemar Roma antes de perder el carnet de demócratas de toda la vida y que le tenéis miedo, miedo, no, pavor, al frío que hace en la calle y se aprovechan...¿No lo veis?... En cuanto asomáis la gaita os llaman "fachas", extrema derecha, y os cagáis...

 

 ¿Que no se puede conceder la Amnistía?

¿ Que no se puede hacer un Referéndum de Autodeterminación?

¿Que no se puede cambiar el Régimen del 78?

¿Que no se puede cambiar la Constitución?

 ¿Que no se puede cambiar la Monarquía  por la República?

¿Que con las Urnas no podrán?

  ¡Ilusos! ¡Ilusos! ¡Ilusos! ¡Ilusos! ¡Ilusos! ¡Ilusos!

 

Porque vosotros sabéis que en esta España que vivimos (y que vosotros habéis contribuido a hacer) todo está en almoneda y todo se compra y todo se vende (y no sólo con monedas del BCE)...Que yo sepa, y vosotros también, ya han comprado a los empresarios, a los sindicatos, a la Iglesia, a la Guardia Civil, al Ejército, a la Fiscalía General, a la Abogacía del Estado, al Tribunal Supremo, al Tribunal Constitucional, al Defensor del Pueblo, al Congreso, al Senado... y al Rey y a la Prensa los tienen maniatados (y de esto sabéis más que yo)                     

 ¿Qué les falta el pueblo, que les faltan las urnas?

¡Dios, si el pueblo español de hoy está ya tan subvencionado que hasta se traspasan subvenciones entre familiares y amigos!... y las urnas las tienen guardadas desde 1933.                  

Y además vosotros lo sabéis. No habrá más elecciones generales y si las hubiere para guardar las apariencias serían "a la venezolana" o a la "peruana"... o sin ir tan lejos "a la española del 36".               

  Lo ha dicho, y convencido, como lo dice todo, así es don Sánchez, que quiere llegar hasta el año 2050 y llegará...y no por lo bien que él, ellos, jueguen, sino por lo mal que estáis jugando vosotros.                  

 ¡Y ahora decidme que soy un FACHA, que estoy loco, que soy un radical de extrema derecha o que soy de VOX                     

Decidme lo que queráis, pedid que me encierren en un manicomio, o en la cárcel por un delito de odio, pero no olvidad

 

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a buscar a los judíos,

no pronuncié palabra,
porque yo no era judío

Cuando vinieron a buscar a los periodistas

yo me callé,

porque yo no era periodista
Cuando finalmente vinieron a buscarme a mi,
no había nadie más que pudiera protestar.”

 

Porque a mi ya  ¡PLIN! ¡PLIN! ¡PLIN! porque yo cojo el primer avión que pase y me marcho                                                               

como me decía el Rey Juan Carlos cuando un día le adelanté lo que le harían sus amigos de la izquierda en cuanto pudiesen.              

  Así que seguid vistiendo al muñeco y conservad bien vuestro carnet de demócrata de toda la vida, al menos hasta que abráis los ojos y os deis cuenta que estáis bajo una férrea Dictadura y que ya es DEMASIADO TARDE para detener el tren que os lleva a Siberia.